Archivo del autor

The One Ring – Creación de la comunidad

25/09/2017

The_One_Ring

Año 2946.

Esta es una historia de venganza, la venganza de Ostag, beornida que busca por toda la tierra media un enorme orco con un ojo rojo sin miedo a caminar a la luz del sol.

Han pasado 5 años de la batalla de Erebor, pero aquí me encuentro, en la Ciudad del Lago, un lugar tan bueno como cualquier otro en el que encontrar al maldito orco, o al menos información sobre él que pueda ayudarme en su búsqueda. Desde aquél fatídico día en el que a la vuelta de la partida de caza encontré a toda mi familia asesinada a manos de este ser, varios aventureros, a cual más peculiar, se han unido a mi búsqueda.

El primero en unirse fue Hans y su inseparable lobo, un hombre del bosque al que el maldito asesinó a su padre. Nuestros caminos se cruzaron cuando íbamos en su persecución, tras momentos de desconfianza, nuestra sed de venganza común hizo que uniéramos fuerzas y que acordáramos que desde ese día nuestra venganza sería alcanzada, por uno o por el otro, pero que el maldito moriría en nuestras manos.

El segundo en unirse a la búsqueda fue mi buen amigo Thonismund, beornida compañero de cien refriegas y mil partidas de caza, experto cazador y rastreador que no dudó en ofrecerme su ayuda cuando llegamos a su granja.

Cruzando el Bosque Negro apareció nuestro cuarto miembro, Delileron, un elfo de los bosques amigo de Thonismund, quién ofreció su ayuda en la caza.

El quinto miembro fue Eyvindr, un hombre de Bardo. Llegados a Ciudad del Lago la situación nos superó, no estábamos acostumbrados a ver tantos seres juntos, tantos edificios amontonados ni tantos malos olores pugnando por un espacio libre que no existía en la ciudad. Por suerte Hans recordó que allí vivía Eyvindr el comerciante, aunque no tenemos muy claro con qué comercia.

Eyvindr nos llevó a una taberna, en ella estaban Astaldo y Blain, dos enanos de Erebor expertos mataorcos a los que les brillaron los ojos al relatarles la historia del orco enorme con ojo rojo y que caminaba sin problemas a la luz del día, así que al grito de “por fin algo nuevo y grande que merece ser matado” decidieron unirse a la expedición. Eyvindr murmuró algo respecto que eso nuevo y grande igual tenía un valor en el mercado igual de nuevo y grande, justo antes de decidir unirse también a la búsqueda de venganza.

Y así mis cachorros, es como se creó el grupo de aventureros, un grupo del que nadie esperaba ni mucho ni poco, un grupo del que solo se esperaba venganza…

  • Perico – Director de juego
  • Chema – Thonismund (Beornida)
  • Sento – Ostag (Beornida)
  • JC – Hans (Hombres del bosque)
  • Sirvent – Eyvindr (Hombre de Bardo)
  • Scott – Blain (Enano de Erebor)
  • Leo – Astaldo (Enano de Erebor)
  • Germán – Delileron (Elfo de los bosques)

Pathfinder: Shattered Star – Shards of Sin (V)

12/10/2014

Juego Pathfinder
Fecha 10/08/2014
Campaña Shattered Star – Shards of Sin
Lugar Manises II
Asistentes Juan (DJ), Leo (Hank), Germán (Debra), Adri (Oswyn), Sento (Englier), JC (Karil),

Mite

Bueno, pues los bichos azules que encontramos el día anterior, resultaron ser “mites”, y al final sí que pudimos dialogar con ellos, conseguimos que nos llevaran a algún sitio en el que pudiéramos pedir audiencia con su Rey (a ver si era él el que tenía el objeto que buscábamos).

 Zuuga, el Rey mite, tiene un brazalete por corona y usa una calavera de ogro por trono. Le solicitamos de buenas maneras ayuda para localizar el objeto y conseguimos un acuerdo (sí, ya sé que esto es raro siendo nosotros, pero sí, pudimos llegar a un acuerdo). Zuuga había perdido a su mascota, Nelly, algún tipo de ser, que no lo teníamos muy claro cual era, pero sí de su afición a comer hormigas, el cual llevaba atada en una de sus patas la bolsa de joyas del Rey Zuuga.

 Antes de irnos, el Rey Zuuga sacó una piedra de una bolsa que llevaba atada a la cintura, y nos la ofreció, era un salvoconducto para que las arañas no nos atacaran, o eso nos dijo, aunque no encontramos nada mágico en ella, pero sí en el brazalete de la cabeza. (more…)

Pathfinder: Shattered Star – Shards of Sin (IV)

12/10/2014

Juego Pathfinder
Fecha 13/07/2014
Campaña SShattered Star – Shards of Sin
Lugar Manises II
Asistentes Juan (DJ), Alan (Marvin), Scott (Kravin), Sento (Englier), JC (Karil),

Donkey Rat

Seguíamos con la exploración de la torre cuando en una de las salas fuimos atacados por 9 donkey rats bastante hambrientas, aunque muy poco resultonas, una única bola de fuego de Kravin bastó para deshacerse de ellas. Esta es la típica vacilada que cuando la lee el DJ la pagas con sangre :-/

En la siguiente sala encontramos una mujer, al parecer la bruja (o maga o hechicera) que controla las ratas, por lo visto estamos en su dormitorio. Las paredes están llenas de collares idénticos a los que llevaban las ratas que cocinó Kravin en la sala anterior.

Cuando acabamos con esta leve molestia (segunda vacilada que pagaremos cara), continuamos con la persecución de las Tower Girls que habían huido tras la emboscada. Llegamos a un comedor, al lado del cual había una puerta secreta que nos dio acceso a un almacén en el que hay una especie de ascensor para subir el material transportado en las barcas. En las cajas del almacén encontramos comida no perecedera, material de hogar (velas, papel pintado, herramientas,…) está claro que pillamos a las muchachas en plena mudanza de guarida. (more…)

Pathfinder: Shattered Star – Shards of Sin (III)

12/10/2014

Juego Pathfinder
Fecha 13/07/2014
Campaña Shattered Star – Shards of Sin
Lugar Manises II
Asistentes Juan (DJ), Leo (hank), Alan (Marvin), Scott (Kravin), Germán (Debra), JC (Karil), Sento (Englier)

Wen Istani

Tras conseguir parar a Hank y sus alegres seguidores, recibimos otra visita de la guardia, esta vez fue más complicado convencerlos de que todos esos golpes los había recibido durante un ritual de curación y liberación de un objeto maldito, pero por suerte coló.

No queríamos más problemas ni con la guardia ni con el objeto, así que cargamos al hombro a Hank y nos fuimos a casa de Wen Istani, para que ella solucionara el problemilla que teníamos entre manos. Sólo necesitó pasar cerca del objeto una gema, que al juntarla con el collar eliminó la maldición (a buenas horas mangas verdes…)

Por lo visto el objeto que había afectado a Hank y a Natalya, que lo que hacía era impedir que cualquiera pudiera negarse a lo que les pidiera el portador del collar, formaba parte de otro más poderoso, y sus efectos podían anularse con una piedra ioun. Otra particularidad de estos objetos es que cada uno indicaba dónde se encontraba el otro, y este Hank notaba que le llamaba hacia el mar. (more…)

Pathfinder: Shattered Star – Shards of Sin (II)

11/10/2014

Juego Pathfinder
Fecha 05/07/2014
Campaña Shattered Star – Shards of Sin
Lugar Manises II
Asistentes Juan (DJ), Leo (hank), Adri (Oswyn), Germán (Debra), Sento (Englier), JC (Karil)

No fue complicado localizar a Fenester, lo complicado fue hacer trueques con él (que así es como funcionaba), al menos para el Paladín, sin embargo el pícaro, a base de monedas de oro (y una de sus flechas explosivas, que consiguió robarle sin que el pícaro ni se enterara) no tuvo tanto problema, consiguiendo que Fenester le contara que Natalya está escondida en uno de sus almacenes, se separó de sus compañeras de las Tower Girls tras robarles algo.

El almacén de Fenester se encuentra en el río, pero no en una de sus orillas, sino dentro, parece que el río ha ido creciendo y en algún momento alcanzó el almacén de Fenester, por lo que lo encontramos medio inundado. Una pasarela nos permitía llegar hasta él, pero nos estaban esperando, mientras la atravesaba para llegar a la puerta dos individuos la giran, arrojándome al fango. Karil ve la jugada y corre habilmente sobre la plataforma para no dar tiempo a que la giren, salta y se lanza sobre una escalera, escalera a la que habían embadurnado los barrotes, haciendo que Karil patine y acabe en el limo justo al lado de Englier. Kravin y Hank decidieron no probar suerte, primero mataron a distancia a los dos sujetos y luego atravesaron la plataforma. Debra corrió menos riesgos aún, hizo un hechizo y caminó tranquilamente hasta el techo del almacen, donde pudo comprobar que estaba lleno de agujeros, el almacen estaba casi derruido. (more…)

Pathfinder: Shattered Star – Shards of Sin (I)

11/10/2014

Juego Pathfinder
Fecha 29/06/2014
Campaña Shattered Star – Shards of Sin
Lugar Manises II
Asistentes Juan (DJ), Leo (hank), Germán (Debra), Alan (Marvin), Scott (Kravin), Adri (Oswyn), Sento (Englier)

 

Tras nuestra aventura en el Ducado de Penhaligon, en el que nos las vimos con el clérigo de Xanathos, y que algún día cuando tenga tiempo narraré, volvimos a nuestra casa en el Ducado de Karameikos

La aventura había salido bien, las cosas empezaban a mejorar en Penhaligon, se había evitado la guerra con los enanos y se estaba empezando la restauración del país, algo con lo que estábamos encantados, ya que casi toda la madera usada para la restauración estaba saliendo de nuestro aserradero.

Tras un merecido descanso, y cuando ya rozábamos el aburrimiento, nos llegó la invitación de una vieja conocida, Wen Istani, miembro del grupo de sabios que se dedican a custodiar poderosos objetos mágicos de la antigüedad, como la espada que recuperamos en la misión en la que la conocimos. Por lo visto habían descubierto nueva información relacionada con las espadas y quería hablar con nosotros al respecto.

Ya en una sala de la casa de Wen, mientras esperábamos que nos recibiera, vimos en una mesa una caja con los símbolos que habíamos visto en las mazmorras de los dioses antiguos y que tenía un curioso cerrojo, consistía en 5 ruedas con letras que permitía formar palabras, o por lo menos intentarlo. (more…)

Rise Of The Runelords: X3 Curse of Xanathon

23/05/2014

Juego Pathfinder
Fecha 23/03/2014
Campaña Curse of Xanathon
Lugar Manises II
Asistentes Juan (DJ), Alan (Marvin), Scott (Kravin), Sento (Englier), J.C. (Karil), Germán (Debra), Leo (Hank)

 

Por fin habíamos conseguido hacernos con las espadas y justo antes de que pasara alguna fatalidad. Era el momento de estudiar el ritual que habían llevado a cabo con ellas (del que no sacamos nada en claro) y de rescatar lo que pudiéramos de la guarida del dragón.

Wen Histani

En el fondo del pozo del que había salido el dragón encontramos un inmenso tesoro, del que rescatamos solo una parte y con ella pudimos comprar cargas para unas varitas que llevábamos, un arco nuevo, pagar las cuotas para la construcción de la iglesia en nuestro pueblo y aún así nos sobraron 7500 mo.

Al llegar a casa ya nos estaba esperando Wein Histani, a la que ya habían llegado las noticias del éxito en nuestra misión, vamos, que la espada ya le aparecía otra vez en su detector. Le entregamos la espada según lo acordado, pero no le dijimos nada de que teníamos el resto, las espadas ya se separaron una vez porque eran demasiado poderosas y nos parecía que era una muy buena idea, así que con las demás cobramos el favor que nos debía la reina hada, le pedimos que las ocultara lejos de este plano, a lo que accedió sin problemas.

Una vez solucionado el problema de las espadas y ya de vuelta a casa, nos encontramos con una invitación a casa de un comerciante, un tal Jenkins, quien dice tener un negocio al que no seremos capaces de resistirnos.

(more…)

Rise Of The Runelords: Seven Swords of Sin (V)

22/03/2014

Juego Pathfinder
Fecha 02/02/2014
Campaña Rise Of The Runelords: Seven Swords of Sin (V)
Lugar Manises II
Asistentes Juan (DJ), Alan (Marvin), Scott (Kravin), German (Debra), Sento (Englier)

El oro y las gemas que había a la entrada de la sala habían desaparecido, no cabía duda de que Ruiseñor tenía algo que ver en ello.

Necesitábamos descansar, así que probamos suerte en la sala oculta que habíamos localizado, pero cual fue nuestra sorpresa cuando al abrir notamos un calor insoportable y oímos gritos, las paredes eran de material reflectante y estaban insonorizadas, por eso no nos habíamos percatado de nada.

Los gritos provenían de un gigante de fuego encadenado en medio de la sala, por lo visto había intentado, sin éxito, ser el jefe de su clan, el que quedó victorioso servía a Lucrecia y el perdedor acabó ahí encerrado, aunque no teníamos claro el porqué, ni tiempo hubo para pensarlo, porque al vernos entró en rabia y consiguió romper las cadenas lanzándose a por nosotros y golpeando dos veces a Marvin antes de que nos diéramos cuenta, quién queda totalmente exhausto y no tiene más remedio que huir.

La lucha es muy complicada, las cadenas del gigante abarcan toda la sala y acercarse roza el suicidio. Aún así, entre los misiles mágicos de Kravin, los hechizos de Debra y el último smite evil que le quedaba a Englier, consiguen debilitarlo lo suficiente para que Kravin haga un ruiseñor acabando con el gigante. (more…)

La Legua de Oro

21/02/2014

Empieza el día que estábamos esperando y cuando el sol llegue a su punto más alto, comenzará la jornada que luego, ya ancianos, recordaremos con una sonrisa en nuestros labios; una fecha en la que las hazañas serán muchas y ampliamente renombradas y las historias correrán de boca en boca, de padres a hijos, y crecerán en valor y en tamaño, pero no en falsedad, porque sabed que los caballeros barrilungos que las protagonizaran pasarán a las leyendas, a los cantares de gesta y sus nombres serán pronunciados con respeto y con envidia. De ellos dirán: 

«Sobrevivieron a la Legua de Oro»

Y eso será suficiente…

(more…)

Rise Of The Runelords: Seven Swords of Sin (IV)

22/01/2014

Juego Pathfinder
Fecha 19/01/2014
Campaña Rise Of The Runelords: Seven Swords of Sin (IV)
Lugar Manises II
Asistentes Juan (DJ), Adri (Oswyn), German (Debra), Sento (Englier), JC (Karil)

Después de las aventuras que narré en mi ultima anotación en este diario, decidimos que lo mejor era que descansáramos en el laboratorio alquímico New Age que habíamos visto, necesitábamos que el clérigo tuviera disponible el hechizo de purificar zona para acabar con el mal del ziggurat que habíamos limpiado. Y así lo hicimos, Debra acabó con el mal de la zona y así pudimos seguir con nuestra incursión.

Plano segunda planta

Una barca había en la orilla, así que la utilizamos para cruzar el lago. Parecía que llegar a la orilla contraria iba a ser algo sencillo, nada más lejos de la realidad, nadie sabía manejar ese maldito instrumento, así que Englier se puso a los mandos, dos especies de espadas de madera que había en los lados, y comenzó el avance de la barca hacia la orilla contraria. (more…)


A %d blogueros les gusta esto: