Llamada de Chtulhu: Medio millón de almas, tan sólo (IX)

09/02/2020. La llamada de Cthulhu. Leo (Guardián), Sento (Tyler), JC (Eleanor), Juan (Ren), Scott (Charly)


11/02/1922. Sábado

Ya pasaban las 10 de la noche cuando finalizó la prueba de las luces, Ren ya había regresado al hotel y estábamos discutiendo sobre cómo podríamos detener al sexteto del mal.

Estaba claro que nos faltaba mucha información, así que entrar en la casa de al lado de la del Condestable, donde entró Booker y dió comienzo el espectáculo de luces sería una posibilidad, unas pocas preguntas hicieron que estuviéramos casi seguros de que la casa en cuestión era propiedad de Fernando Díaz, el Maestro.

Otra opción que estuvimos barajando era la de hablar con Esmeralda, ella era amiga de los nativos, si le contáramos los planes que Joe Sugar y Aesir tenían para la presa y los habitantes de la isla quizá se pusiera de nuestra parte y consiguiéramos un muy interesante aliado.

La última idea que nos rondaba la cabeza era localizar algún geólogo que nos ayudara a destruir el muro que desviaba las aguas de la presa hacia la ciudad.

Continúa leyendo “Llamada de Chtulhu: Medio millón de almas, tan sólo (IX)”

Llamada de Chtulhu: Medio millón de almas, tan sólo (VIII)

191208. La Llamada de Cthulhu. Leo (Guardián), Sento (Tyler), JC (Eleanor), Juan (Ren)


10/02/1922. Viernes

Eran las 7 de la tarde, ya habíamos cenado, acompañados de una copa de jerez comentábamos todo lo sucedido durante el día, además escuchábamos las conversaciones de los demás contertulios, todos hablaban de la inauguración de la presa, nadie comentaba otra cosa y eso que aún faltaban 5 semanas.

Teníamos que decidir nuestros próximos pasos y creíamos tener tres disponibles:

  • Dumbala. El santero de los esclavos negros que podía saber que estaba pasando y qué eran los extraños cristales que habíamos encontrado.
  • Simón. Quien quizás conociera algún geólogo que nos pudiera ayudar a averiguar que eran los cristales.
  • Evitar la matanza que se avecinaba. Para ello se nos ocurrían tres posibilidades:
    • Vaciar presa
    • Romper el dique de desvía el agua a la ciudad
    • Evacuar la ciudad
Continúa leyendo “Llamada de Chtulhu: Medio millón de almas, tan sólo (VIII)”

Llamada de Chtulhu: Medio millón de almas, tan sólo (VII)

logo

10/11/2019. Leo (Guardian), Sento (Tyler), JC (Eleanor), Juan (Ren), Scott (Charly)


9 de febrero de 1922

Ya por la noche, degustando unas copas en el hotel (nada de whisky por supuesto), nos percatamos de la cantidad de información que habíamos ido recopilando y de lo poco que la habíamos analizado, como por ejemplo el caso de Booker.

Bocker, al que ya habíamos decidido dejar de llamar así y pasar a llamarlo Cade, estábamos casi seguros se trataba del hijo de Cade ya que era idéntico al grabado que nos enseñó McTavis de él, seguramente al ser curado por los Siraook se convirtió en un ser inmortal. No creíamos que se tratara del padre, ya que este dijo que lo que los hijos le devolvieron no era su hijo y además cerró la cueva de la madre, por lo que era raro que colaborara en la fabricación y distribución del whisky o en los sacrificios del cine.

Continúa leyendo “Llamada de Chtulhu: Medio millón de almas, tan sólo (VII)”

Llamada de Chtulhu: Medio millón de almas, tan sólo (VI)

logo

13/10/2019. Leo (Guardián), Sento (Tyler), JC (Eleanor), Juan (Ren), Scott (Mike)


15 de enero de 1922

Tras recuperarnos lo que pudimos de todo lo acaecido en Aguasnegras, decidimos nuestro siguiente paso, seguir el whisky y viajar a Santo Tomé. Era el momento perfecto porque según los diarios y cartas que habíamos ido encontrando en los próximos días allí se juntarían Booker Jr, Fernando Díaz (el Maestro) y Joe Sugar.

barco-new-york-liverpool-1

El viaje no iba a ser barato, la Cunard Line cobraba 30$ por pasaje en su modalidad más económica, así que cada uno se buscó un poco la vida.

  • Tyler consiguió algo de financiación en la oficina de inteligencia de la armada, 70$ para investigar una posible intrusión de una potencia extranjera en los Estados Unidos utilizando como camuflaje casos de esoterismo y sectas.
  • Mathew habló con el New York World ofreciéndoles un viaje que será uno de los mejores reportajes publicados de la década. El diario accedió pero con la condición de que la que viajara fuera su sobrina, la periodista Eleanor B. Colbert.
  • Ren contactó con la empresa del barco y consiguió trabajo. No sólo no pagaría el billete, sino que además cobraría 1$ al día.
  • Mike no busco financiación, no la necesitaba.

Continúa leyendo “Llamada de Chtulhu: Medio millón de almas, tan sólo (VI)”

Llamada de Chtulhu: Medio millón de almas, tan sólo (V)

logo

04/08/2019. La llamada de Cthulhu. Leo (DJ), Sento (Tyler), JC (Mathew), Juan (Ren), Scott (Mike)


 

brendan-carmody
Brendan Carmody

Por si no lo recordabais, nos encontrábamos en el Ford T huyendo de las ratas que habían acudido a la llamada de Brendan Carmody. Ren conducía, Mathew estaba prácticamente inconsciente tras recibir un disparo y Mike y Tyler iban sentados en las ventanas laterales apuntando con sus revólveres a las ratas, como si sus armas pudieran servir de algo.

En uno de los giros de la carretera Ren paró en seco, a unos 400 pies se encontraba el reverendo Sprowston junto a dos pueblerinos mascadores de tabaco (de la misma que el viejo Pete), habían hecho una barricada con su camioneta y nos miraban con una escopeta cada uno en la mano.

– ¡Tyler! ¿Ha acabado con los Carmody tal y como prometió?
– Nos pilla en ello reverendo, y la verdad, no nos vendría mal que nos echara una mano, algo nos sigue por los maizales.
– Chaval ¡lanza el barril de aceite cuando yo te diga!

img_20190804_173412 Continúa leyendo “Llamada de Chtulhu: Medio millón de almas, tan sólo (V)”

Llamada de Chtulhu: Medio millón de almas, tan sólo (IV)

logo

190721. Leo (DJ), Sento (Tyler), JC (Mathew), Juan (Ren), Scott (Mike)


Jueves 2 de febrero de 1922

Ya nos íbamos a dormir cuando la puerta de nuestra habitación se abrió, era el señor Jervey acompañando a Mike, el detective, que había leído nuestra nota y había seguido nuestros pasos. Por suerte en la granja había otra habitación con literas, así que nos trasladamos allí.

Una fuerte tormenta caía sobre la granja cuando una mezcla de grito y lamento muy fuerte nos despertó, alguien gritaba con mucho dolor “SAL DE MI CABEZA”, era la voz del viejo Pete, acompañada de los gritos de todos los animales de la granja, a los que por lo visto también había despertado.

cate-eyes-night-photo-1Saltamos de la cama, cogimos un par de lámparas de queroseno y cuando nos dirigíamos a la puerta oímos un estampido, como una puerta de establo que reventaba, seguido de un disparo de escopeta y el grito de algún animal. Abrimos la puerta, cientos de pupilas en las que se reflejaba la luz nos rodeaban Continúa leyendo “Llamada de Chtulhu: Medio millón de almas, tan sólo (IV)”

Llamada de Chtulhu: Medio millón de almas, tan sólo (III)

logo


09/06/2019. Leo (DJ), Sento (Jane), JC (Mathew R Colbert), Juan (Steven)


Domingo 29 de enero de 1922
La mañana tras la pesadilla colectiva recordando todo lo sucedido 25 años atrás en el barco del Káiser Wilhem comienza con una llamada del Sr. Mc Tavis, el Vicedecano de la Universidad, a Mathew para concertar una cita para el lunes en la que le quiere exponer un problema que le ha surgido y en el que la policía no puede ayudarle.

A 226 millas de allí, en Washington, tras pensar en la pesadilla, Jane comienza a recordar todas aquellas citas que tuvo en la comisaría tras los sucesos del teatro, al igual que aquél tratamiento novedoso en la universidad basado en la hipnosis, recomendado para víctimas de grandes traumas, con que el Gobierno estaba experimentando y al que invitaron a los cuatro que estuvieron en el teatro, al detective, al policía, al caballero del sur y a ella misma.

Jane quería confirmar que no se estaba volviendo loca, que aquello realmente sucedió, así que contactó con Mathew, quién se sorprendió de que Jane también hubiera tenido el mismo sueño esa noche y que también ella hubiera empezado a recordar. Estaba claro que algo les habían hecho en aquellas sesiones de hipnosis, y que debían averiguar que más faltaba de aquellos días, así que decidieron contactar con los otros dos compañeros que participaron en aquellas sesiones y reunirse el martes en la Estación Central de Nueva York. Continúa leyendo “Llamada de Chtulhu: Medio millón de almas, tan sólo (III)”