Llamada de Chtulhu: Medio millón de almas, tan sólo (XV)


18/10/2020. Leo (Guardian), Scott (Charlie), Juan (Ren), Sento (Tyler), JC (Mathew). 


01/03/1922. Miércoles.

Era ya entrada la noche, posiblemente las 3 o las 4 de la madrugada, cuando Ren y Charlie iniciaron sus intentos de forzar las puertas de las celdas en las que nos retenían.

Ren no tuvo mucho éxito, pero Charlie si, parece ser que es cierto lo de la experiencia que concede los años. Antes de abrir las puertas de los demás hizo un pequeño examen de las zonas próximas a los calabozos a fin de evitar sustos encontrando únicamente un par de guardias durmiendo plácidamente. Regresó a las celdas, abrir los tres cerrojos fuere pan comido. Con todo el sigilo del que éramos capaces, que no era mucho, fuimos a la habitación de los guardias a los que les quitamos los rifles. Una ventana daba a la calle, era perfecto para salir de aquel lugar si no fuera por las voces de dos guardias que se oían a la izquierda y un tercer guardia que hacía patrulla en la parte derecha. Charlie no se lo pensó mucho, salió por la ventana y se fue a por el guardia que hacía patrulla a la derecha, por desgracia era un guardia competente y se percató del silencioso acercamiento de Charlie, aquello empezó como una pelea cuerpo a cuerpo pero terminó a tiros, afortunadamente con la victoria de Charlie.

Los disparos despertaron a nuestras bellas durmientes, así que hubo que devolverlos con Morfeo a base de culatazos en la cabeza. No fueron los únicos en oír los disparos, los dos guardias que estaban charlando a la izquierda también se percataron. 

De repente la mezquita era un caos, Ren se enfrentaba a unos guardias con un machete, Charlie seguía disparando con su rifle contra otros guardias (encajando algún disparo), Tyler disparaba a otros guardias con un fusil del que sabía lo justo para no dispararse en un pie, Mathew echó a correr por el interior esquivando balas mientras buscaba el despacho de Muyahidín para recuperar nuestras cosas.

Todas nuestras cosas estaban en un baúl, Mathew las cogió todas, sobre todo las pistolas porque quedaba claro que el fusil no era lo nuestro, pero cuando pensaba hacer el camino de vuelta para dárnoslas decidió pegar un vistazo rápido al despacho por si hubiera algo de interés. Sólo encontró una nota de Muyahidín dirigida a un Coronel Hui Didac, y al leerla nos dimos cuenta de nuestro tremendo error, Muyaidin nos había creído y estaba de nuestro lado.

Acabamos con la poca resistencia que quedaba, dejamos una nota lamentando el malentendido y partimos hacia nuestra pensión, allí cogimos un par de cartuchos de dinamita y unos cuantos cristales cargados, partiendo a la carrera hacia las plantaciones a las que se había dirigido Muyahidín, nuestra idea era echarle una mano.

Ren era reacio a lo de visitar las plantaciones, pero asegurándole que no nos separaríamos y que nos enfrentaríamos juntos a lo que apareciera, accedió y fuimos. Al entrar en los campos notamos el mismo zumbido que en Aguasnegras, la madre, pero diferente, como si estuviera ausente, latente.

Al final de las plantaciones había dos naves y una choza, así que nos dirigimos hacia allí. A mitad de camino Tyler, pese a estar pendiente de Ren y sus fobias, se percató de que Charlie se había quedado un poco rezagado, avisó a sus compañeros y regresaron por si le había pasado algo.

De la mano de Charlie salió un rayo que golpeó a Tyler en el pecho haciéndole caer al suelo del impacto. Su pecho comenzó a derretirse y a desparramarse por los lados. Ren no se lo pensó, se lanzó sobre Charlie con su machete y le rajó el cuello.

Milagrosamente Tyler no murió, aunque quedó marcado de por vida, no podía creerse que su compañero de fatigas le hubiera intentado matar, algo había pasado. Hace años no se lo hubiera planteado, pero sus recientes experiencias le hicieron pensar que quizás estuvieran ante una dominación, una posesión… no podía dejarlo morir sin respuestas así que salva a Charlie en el último momento.

Tras la curación Charlie estaba para pocas fiestas pero por lo menos podía hablar, a preguntas de sus compañeros trataba de responder, pero el no conocer el nombre de la sobrina de Mathew confirmó sus sospechas, era un impostor, alguien estaba en su cuerpo, y por los insultos en algo que sonaba a mandarín, posiblemente un chino.

Estábamos ante una situación complicada de la que no sabíamos salir, el ser de dentro de Charlie tenía la sartén por el mango y lo sabía, no podíamos hacerle daño sin lastimar a Charlie. Tyler probó con amenazarle invocando una Flying Polip para que lo devorara, incluso inició el ritual, pero el ser no se amedrentó. Finalmente decidimos atarlo, amordazarlo y continuar con la exploración del sitio.

Las dos naves enormes contenían ingentes cantidades de arroz y pasas. El edificio de al lado era un pequeño despacho, de interés sólo encontramos una nota escrita en chino en la que aparecía un “Fernando Díaz” en medio de todos los extraños caracteres.

Raudos ya que la noche llegaba a su fin, volvimos a la pensión a por nuestras cosas, en la puerta vimos a un miembro de los Hui en actitud de espera, algo era extraño en él, para empezar no llevaba fusil y sus movimientos no terminaban de cuadrar. Nos aproximamos con toda la cautela que el miedo proporciona y descubrimos que era Charlie. Por lo que nos contó, al llegar a la celda de repente hubo como un apagón y apareció en ese cuerpo, atado en una silla, en una sala bajo la vigilancia de un guardia. Por lo visto nuestro tiroteo hizo que el guardia se fuera, y él lo aprovechó para librarse de sus ataduras y salir del interior de la montaña. Durante la salida vio tal cantidad de cristales de energía almacenados que hacía que los de Santo Tomé quedaran ridículos. Aún estaban descargados, la duda era si planeaban cargarlos con los vecinos de Urumqui o con la energía que despediría Azazoth al destruirlo con una bomba.

Había que huir de la ciudad, recogimos nuestras cosas de la habitación, pero antes de irnos despertamos a Gao para que nos leyera la carta, en ella ponía que todo estaba preparado siguiendo las instrucciones de Fernando Díaz, el grano y las pasas estaban listos para ser santificados, y el faro había sido probado y funcionaba.

La pre-fiesta del arroz era del 1 al 7, acababa de empezar. A partir del 7 empezaban de verdad las fiestas, teníamos tiempo para pensar en algo, lo que estaba claro es que no estábamos en condiciones de enfrentarnos a nada, así que lo mejor era correr.

Salimos de la ciudad por las plantaciones, así pudimos volar con la dinamita las naves de arroz con pasas antes de irnos, y de ahí huimos a las montañas para refugiarnos.

El problema de Charlie había que solucionarlo, sobretodo porque el chino que estaba en su cuerpo era un prepotente, aunque justificadamente, estaba claro que era muy superior a nosotros en el uso y conocimiento de la magia. A la desesperada buscamos cualquier información sobre intercambio de mentes que hubiera en los libros que habíamos adquirido, allí encontramos que para deshacer el cambio solo tenemos que volver a realizarlo, ya que no se anula automáticamente con el paso del tiempo, el problema era que el hechizo era muy complicado para nosotros. Por suerte pudimos deducir que si el cuerpo muere, la mente no vuelve a su receptáculo original, sigue la misma suerte que el cuerpo que estuviera ocupando.

Cuando Tyler llegó a esta conclusión una sonrisa afloró en sus labios, cuando comunicó al resto lo deducido, una cara de resignación apareció en el chino con acento de Brooklyn. Un disparo después el problema de Charlie estaba solucionado, había un gran mago menos en la tierra y nuestro compañero ahora era un poco más bajito y con unos ojos un poco más achinados, no era problema, sabíamos que podríamos acostumbrarnos.

Y hasta ahí llegaron las aventuras ese domingo, impacientes por ver cómo evoluciona la trama el siguiente.


Pistas

Personajes

Localizaciones

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s