D&D 5e – Sesión 01 – Esqueletos en las alcantarillas


¿Otro día más en Waterdeep?, por supuesto que no, ¡ningún día se parece al anterior en la ciudad más bulliciosa de los Reinos Olvidados!

Fecha: 2022-09-16 

Asistentes:

15 de Marpenoth – 1358 DR

Nos encontramos en la taberna Tymora’s Blessing en el Barrio de los aventureros de Waterdeep

Tymora’s Blessing

Llevamos unos meses aquí, como refugiados después de unos cuantos meses de gran tumulto en todo el continente que ha llevado a la gente a refugiarse en las ciudades.

En la taberna hay bastantes parroquianos habituales, pero en especial nos llama la atención uno de ellos, que tiene unas maneras que le hacen destacar, siempre tiene una cerveza en la mesa y recibe continuamente visitas cortas de gente que viene, le cuenta cosas y luego se van, los llamamos «mensajeros».

Después de que uno de los mensajeros se vaya, seis personas en diferentes sitios de la taberna se levantan y se van detrás de él. Adke se levanta y se asoma a la puerta a ver si ve algo interesante, los parroquianos salen en dirección al río.

La caída del Grifo

Todos oímos un aleteo, un chirrido muy intenso y luego un estruendo. El hombre de los mensajeros sale por la puerta, aunque el resto de los parroquianos no parece inmutarse.

Salimos a la calle y vemos que un grifo se ha estrellado en la calle y una mujer con alas de murciélago, patas de cabra y una espada llameante peleando con otros grifos que están en el cielo… parece que le acompañan unas figuras huesudas voladoras.

La mujer hace un gesto mientras uno de los grifos se le acerca y una bola de fuego cae en mitad de la calle y empieza a quemar alguna casa y puestos callejeros.

Hanbal se acerca a la zona del incendio para ver si puede ayudar, no parece que haya nadie con heridas de consideración. 

Adke se acerca al grifo y ve que hay bastante destrucción a su alrededor. El grifo no parece moverse y lleva un arnés para una silla de jinete. Debajo del grifo se encuentra el jinete con un peto de la guardia de la ciudad. Adke intenta liberarlo.

Desde la calle podemos ver varias columnas (5 o 6) de humo levantándose en el cielo, hacia la zona del puerto.

Belvalor se acerca a la posada y arenga a los parroquianos para que salgan y ayuden a extinguir el incendio, cosa sobre la que los tiene que convencer MUY FUERTE para que le hagan caso. Se monta una cadena de cubos para traer agua del pozo más cercano que está al menos a dos calles de distancia.

Entrevemos al hombre de la barra, que lleva una vara en la mano y que parece que la dirige hacia los seres huesudos que vuelan luchando con los grifos, algunos de esos seres caen desplomados.

Adke ayuda a entrar al jinete de grifo a la posada y se dirige a su habitación a recoger sus enseres, Saiful le pregunta dónde se dirige y como Adke va a ver qué es lo que hace el parroquiano con la vara y eso huele a magia, lo acompaña en dirección al puerto.

Bajando hacia el río

Viendo que la zona de la posada está más o menos bajo control nos decidimos acercarnos hacia el este a la zona del río, donde el parroquiano ha ido con su vara.

Al salir de la calle nos encontramos de frente con cuatro seres esqueléticos, con ropajes muy antiguos y que están mojados, que se acercan hacia nosotros y nos atacan.

Esqueleto maloliente

El combate con los esqueletos acaba con Adke un poco tocado y Saiful le impone las manos y recupera un poco el aliento. 

Saiful ve que los esqueletos tienen un simbolo de Myrkul que los identifica como miembros de su Legión, deberían estar en el plano en le que habita su dios, pero están en el plano material con nosotros.

La ropa huele mal y está cubierta de limo, parece que vienen de las alcantarillas.

Vamos a buscar la calle por la que pensamos que han ido los parroquianos a buscar agua, porque no vemos a nadie trayendo agua ni se oyen voces ni nada. Al doblar la esquina con cuidado nos encontramos con una escena en la que hay 7 seres, 2 de pie mirando al infinito, cuatro cuerpos mirando el suelo y sobre uno de ellos una figura vestida de ropajes negros acuclillada haciendo algo queno vemos.

Hanbal avisa al grupo que los dos  que están de pie son no-muertos y nos decidimos a atacarlos.

Nos aproximamos con sigilo y les lanzamos unos cuantos conjuros para preparar la situación. Belvalor lanza una flecha a la figura con los ropajes negros y notamos como esta se queda clavada de una forma un poco estraña.

Adke se acerca a la figura y lo apuñala, elimina la amenaza pero este se muere de una manera un poco extraña. Tiene unas manos blancas y huesudas que le llaman la atención.

Hanbal se acerca a uno de los zombies y le golpea con su maza, pero el zombie se la devuelve y lo tumba completamente… 

Belvalor dispara a uno de los zombies y le da, pero no parece que le haga mucho daño.

Adke recibe un golpe del otro zombie y luego se lo devuelve.

Belvalor consigue tumbar a uno de los zombies, pero el zombie superviviente le arrea. Adke le ataca y consigue arrancarle un brazo y Saiful le ataca con un conjuro que lo elimina definitivamente.

Saiful estabiliza a Hanbal, pero este sigue inconsciente.

Investigan el cuerpo del ser con túnicas negras. Lleva un medallón de Myrkul y está completamente resecado, con la piel pegada a los huesos y parece que las orejas han desaparecido completamente. 

Símbolo de Myrkul

También tiene las ropas húmedas y se ve a lo lejos una tapa de alcantarilla abierta.

El cultista de Myrkul lleva encima 3 pergaminos y del resto de cadáveres se consigue recuperar 16 cp.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s