EXO – Babieca S006 – El concierto en Mgan


Notas


La tripulación de la NC Babieca ha estrenado la pinaza nueva con bastante éxito. Una buena recompensa por un buen trabajo tras librar al planeta de un criminal que conspiraba para manipular el precio de las cosas. No sólo expusieron sus tejemanejes, sino que recobraron el buen nombre del padre de Twelk que, de remate, ganó el premio de la mejor plantá (de piedra) gracias al suministro que los PJ llevaron in extremis. El maestro tallador asegura que es una de las mejores piedras con las que ha trabajado nunca.

Además, consiguieron un contrato para trasladar el equipo del concierto de Lua Madison, ¡la fantástica cantante!, al sistema Ramhi. Un contrato muy bien pagado que va a dejar pingües beneficios. En el último momento, la cantante solicita ir en la nave junto a la mercancía. La Babieca no es una nave de pasajeros, pero un camarote de sobra sí que tiene. Le avisan que no tienen muchos lujos, pero a Lua no le importa y les dice: «mis canciones no nacen en los camarotes de lujo.» Puede ser un viaje interesante si alguien se molesta en dar conversación a esta mujer.

Con la carga estibada, la nave hace honor a su nombre con parte de los contenedores alojados en sus hangares exteriores; ha llegado el momento de marcharse. Todos en los asientos inerciales mientras el piloto acelera. Entonces se oyen unos golpes, fuertes aunque debilitándose, golpes, golpes desde el exterior de la nave…

Partida

Fecha: – 2021-08-22

  • Juan Carlos (DJ)
  • Scott (Twelk)
  • Lohengrin (Landel)
  • Sento (Antolin)
  • Alan (Jinx)
  • Juan (Xander)

Despegamos

Nada más despegar oímos unos golpes que provienen del exterior. Detenemos la aceleración mientras Jinx y Twelk salen a inspeccionar, y escondida en uno de los contenedores de babor encontraron a una muchacha al borde de la muerte.

Llevamos a la muchacha al interior de la nave, Karina se llamaba. No podía respirar, tanto los pulmones como la tráquea ya se le habían congelado e hizo falta una manta térmica y muchos cuidados para salvar su vida.

Karina resultó ser una mega fan de Lua, una descerebrada de unos 14 años que se había escondido en el contenedor que transportaba el escenario para asegurarse estar en el concierto de Ramhi. 

La niña nos acarreaba demasiados problemas, lo primero era evitar una denuncia por secuestro, así que llamamos a sus padres para decirle que estaba con nosotros. La bronca fue tan memorable que se quitó el emtrade para no tener testigos de las barbaridades que dijo.

La solución final fue que nos acompañaría hasta Ramhi, donde la meteríamos en una nave de línea de regreso, lo que estaba por ver es si sería antes o después del concierto. Mientras tanto el responsable de la muchacha sería Antolín, por bocazas y dormiría con Lua, que parecía haberse hecho cargo de ella.

Lua se dedicó a practicar y componer durante todo el viaje, era impresionante verla tocar con su instrumento virtual. Su música estaba inspirada en cosas auténticas, auténticos comerciantes, auténticos retos,… nada prefabricado o estandard.

Ramhi

Mgan era un gigante de gas que casi era una estrella por su tamaño. El único planeta en el que había vida es Cruzal, y pese a ser un planeta totalmente helado, tenía unos 30 millones de habitantes. Su ecosistema era muy particular, de ahí el interés de Lua en dar un concierto benéfico a fin de protegerlo.

Cruzal tenía un cinturón alrededor de la estrella de gas, los asteroides estaban congelados y explotados para obtener recursos minerales.

Llegando al planeta nos apareció una nave similar a la nuestra, extrañamente tenía mucha velocidad y debía haber aparecido momentos antes que nosotros. La lanzadera decía ser de la SGAE, la cámara de comercio del planeta, que son opositores del Gobierno.

Una investigación de Morki sirvió para averiguar que en Ramhi hay un poder económico y uno político. El político tiene a su favor a la juventud, y están tomando medidas protectoras del medioambiente, con las que no simpatiza el poder económico. 

La única que podría tener contacto con el Gobierno local era Lua, así que le pedimos que hablara con alguien y lo hizo con un tal Alfredo, le explicó lo que pasaba y a los 30 segundos la nave de la SGAE dio la vuelta.

Pudimos evitar los problemas con la estación porque la zona del escenario nos permitía la descarga directa con la planetizadora, así que dejamos la planeadora en órbita geoestacionaria y empezamos a bajar carga.

Los polos burbujeaban, como una coca-cola vista desde arriba, quedaba claro que el espacio helado se estaba reduciendo, el ecosistema del planeta estaba muy afectado.

Portia – Industrial

Miranda y postia – Industriales pero más pequeñas

Elenor y Alum – Diminutas

Calderona era la ciudad más importante del planeta,

La especie más evolucionada del planeta era un zorro de cristal, y el máximo depredador era mejor no encontrárselo. La vegetación no hacía fotosíntesis, se movían con el hielo y se alimentaban con el agua que había bajo del hielo (que estaba llena de nutrientes).

Esto es lo que venía a defender Lua, y como ella, había más de 15 millones de personas en el planeta.

El muro de la ciudad hacía funciones de cortavientos, en su interior hacía frío, pero un frío soportable con una simple chaqueta. Las fuentes, al igual que los polos, burbujeaban soltando algún tipo de gas.

En busca de nuevos portes

Buscamos información sobre unos artículos que salían en la prensa del día:

Mila, la encargada de la restauración de la estela estaba en un hotel de lujo, un lujo hasta el punto de que había un jardín abierto con el suelo calefactado.

La negociación fue complicada, había una parte que olía a cuerno quemado, la de la reliquia que había que sacar junto a la estela. De 3 clics que nos ofrecía conseguimos subir a 5, con la condición de que nosotros recogíamos la reliquia y ella la subiría a la nave junto a la estela.

Con la planetizadora fuimos a las coordenadas que nos dio Mila, una cueva en la que está segura se encuentra la reliquia. El camino hasta allí nos desveló la gran cantidad de vida que tenía el planeta, toda una sorpresa.

La entrada a la cueva tenía restos de hojas de cristal, como si algún animal se refugiara en ella. Un pequeño muro de hielo hecho por la condensación bloqueaba el paso, Antolín lo tiró de una patada y vimos una sala con grandes cristales. Los cristales no eran transparentes, contenían burbujas de algún gas. Un escáner nos permitió averiguar que los cristales eran de H2O2 (eran de agua oxigenada), y no era hielo viejo, las estalactitas y estalagmitas eran de reciente creación.

Círculo de piedra lleno de ideogramas de unos 40 cm de diámetro. En la parte del centro pegado en la parte de abajo, un muñeco muy tosco (hecho port manos antiguas), que recuerda al hombre de vitruvio.

Planetizadora mediante, volvimos a la ciudad con la reliquia.

La estela iba dentro de un recipiente metálico, era enorme, entró en la nave de milagro.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s