17/08/04. Etapa : Previa Valencia – León. 695 km

by

La etapa Valencia – León fue de ± 695 kms.

Nos levantamos con ilusión porque hoy empezábamos el camino y a la llegada a la estación (el primero en llegar fue Txema) nos encontramos con Isi.

Nos despedimos, entre risas, de la Isihidra y nos subimos al tren camino de Madrid donde nos encontramos con dos muchachas que iban a hacer el camino pero salían desde Orense. Sento opina que eran simpáticas y casi de 40…

El tren se hizo pesado y la película era un bodrio (en opinión de los apañeros, yo no la vi)

En Madrid-Atocha cogimos el tren que nos lleva a Chamartín (incluido en el billete) y allí comimos en el Pan’s, estuvimos un ratito de xarreta y nos dispusimos a coger el regional a León.

A Sento no le hizo mucha gracia estar en no fumadores y estuvo dando pol culete para que fuéramos al bar (que no existía) a fumar. Al final lo resolvimos yendo al vagón de al lado.

Txema se durmió (no perderse la foto) pero no roncó.

Llegados a León nos dirigimos a la catedral, pero a la altura del palacio de Botines nos asaltó una señora con un plano de León, nos aclaró donde está el convento de las Carvajalas.

Visitamos la catedral y vimos un cartel que informaba que a las 20:00 hacían la misa del peregrino en la basílica de San Isidoro de Sevilla, ocasión que no podíamos desperdiciar, ya que todas las bendiciones son pocas para lo que se nos venía encima.

Allí oímos misa y nos bendijeron (Por primera vez).

Después fuimos al albergue de las Carvajalas donde nos pusieron el primer sello (algunos pillamos dos, cosa que cabreó a Sento ya que los dos no eran exactamente iguales). Tomamos posesión de una colchoneta y fuimos a cenar unos guisantitos y un lomo regado con un buen caldo local (alguien por ahí afirma que no hay buen vino en León, ¡¡que sabrán!!) en la taberna que hay calle arriba del albergue (en la que luego hay que bajar unas escaleritas)

De vuelta al albergue fuimos a rezar completas con la comunidad, con las pocas Carvajalas que quedan, y nos bendijeron por segunda vez.

Acabando el día empezó el concierto de ronquidos por parte de Txema, IMPRESIONANTE, temblaron los cimientos y los demás peregrinos lo miraban con odio. Sento descubrió la 3a utilidad de un aislante que es actuar de pantalla sónica. Hay que anotar que a Txema le salió un peregrino competidor – roncador, pero por supuesto nuestro representante ganó con creces.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: