Pathfinder: The Principalities of Glantri (IX)

by

Pathfinder-Logo-600x257

27/01/2019 Pathfinder. Juan (DJ), Leo (Hanka), JC (Karil), Sento (Englier)


Está siendo una campaña larga y estábamos perdiendo el objetivo, así que junto al fuego de campamento decidimos comentar y resumir nuestros últimos días.

IMG_20190127_171319

Todo comenzó cuando estando en Glantri nos contrataron para investigar desaparición de dos príncipes, unos príncipes goblins que formaban parte de un intercambio con semihumanos para evitar una guerra, los príncipes goblins acompañaban una caravana llena de objetos valiosos (que no mágicos) que eran el pago por la paz.

Seguimos caravana pero perdimos su pista, hasta que una pastorcilla nos reorientó hacia un monasterio abandonado en el que nos atacaron unos orcos. Tras acabar con ellos encontramos un acceso subterráneo hacia una extraña gruta, gruta a la que llegó un gusano gigantesco que unos aventureros usaban como si de un metro se tratara. Los aventureros nos confundieron con los que habíamos matado en el monasterio y nos llevaron a donde pensaban llevarlos, a Jaore.

Por el camino a Jaroe descubrimos que algo había pasado con los poderes del clérigo y del paladín, la parte divina parecía no funcionar.

Llegados a Jaroe, al salir de la gruta del gusano, nos atacaron, acribillaron a nuestros acompañantes unos hombres con tatuajes en forma de escorpión , parecían dominados mentalmente. Pudimos acabar con ellos, y cuando tratábamos de situarnos vimos a la lejanía una nube con forma de escorpión encima de una ciudad, así que hacia allí nos dirigimos.

La ciudad era Jaroe, tenía una gran muralla tipo azteca de la que salían nubes con forma de escorpión cuando sacrificaban gente, algo que era muy regular, llegaban barcos con esclavos, los llevaban a la torre y los sacrificaban.

Entramos en la pirámide, la registramos entera y finalmente dimos con un halcón mensajero de los dioses que nos sometió a unas pruebas, cuando las pasamos nos explicó que alguien había engañado a los dioses, estaban alejados del plano y no podían atender a sus seguidores.

Tras este descubrimiento hablamos con el rey de la ciudad, metiendo la pata hasta el fondo. El primer ministro nos rescata, resulta ser espía de Darokin (aliado de Karameikos), fue el que envió a los tatuados que acabaron con los aventureros que nos trajeron en gusano, en un intento de sabotear los planes del Maestro. También nos dijo que el rey había recibido visitas hace poco, una de ellas la de Kano (uno de los príncipes que buscábamos) que había convencido al rey para que le prestara uno de sus castillos de verano. El Maestro está creando en la ciudad un ejército de zombis con los prisioneros de los barcos, la nube es el resultado del hechizo de ‘zombificación’ con el que anulan las mentes de los prisioneros antes de devolverlos a los barcos con rumbo desconocido.

Está claro que el maestro está tomando posiciones en la zona para terminar la conquista del plano de fuego, está avanzando hacia el este. Toda esta zona son pequeños gobiernos, pequeños reinos de Taifas que están siendo conquistados por el Maestro. Jahore fue de los primeros en caer y es donde el Maestro está haciendo su ejército (el escorpión es su símbolo).

Lo que está claro es que el Rey es un títere, el que realmente manda es Kano, pero cuando lo encontramos vemos que esto tampoco es cierto, que Kano había sido transformado, lo encontramos echando una muy extraña baba verde por la boca, una baba con magia de transmutación divina, magia fuera de toda escala, con una especie de factor defensivo, como si tuviera instinto de supervivencia.

Acabamos con Kano y nuestro sueño del ejército de escorpiones avanzando con el ejército de serpientes alada se modifica, parece que ya no hay ejército de serpientes, las serpientes ya no van a la guerra, se acabó buen rollo con escorpiones.

Aún así, decidimos investigar lo de las serpientes aladas, encontrándolas en el norte, en Sandapur,  Naral,  Gom,… Donde están controlando la hierba de serpiente (la hierba utilizada para adiestrarlas), fomentando el crecimiento de las víboras, que no se pueden amaestrar.

En Gom un tendero nos dice que regularmente vienen soldados fuertemente armados a recoger toda la hierba serpiente disponible, por eso no tiene casi existencias, todo lo que sea capaz de obtener tiene que vendérselo a ellos so pena de muerte.

Y esto es todo lo que sabíamos, así que solo restaba esperar a que vinieran a hacer la recogida y seguirlos para saber quién estaba metido en el ajo.

Al día siguiente llegaron cuatro personas con armaduras completas, muy raras y muy completas, de un color oscuro/piedra con muchos símbolos arcanos grabados. Uno iba en carro y los otros tres a caballo. Discutieron el precio de la hierba, el comerciante pidió un poco más de lo habitual, aunque finalmente llegaron a un acuerdo y le compraron toda la hierba que le quedaba, sacándola en un pequeño cofre.

Decidimos que Hanka los siguiera sin que la detectaran, era la más adecuada para el trabajo, dejaría monedas de cobre que seguiríamos los demás en la distancia.

La caravana partió hacia el Este, hacia Atruaghin Clans, a las dos/tres horas del pueblo los que iban a caballo se quedaron montando guardia en el camino, la carreta paró ante la entrada a una caverna y el cuarto soldado entró en ella cargando el pequeño cofre.

Intentamos llegar al acceso sin que nos vieran, pero no hubo suerte, los del camino nos detectaron antes, así que nos enfrentamos a ellos, pero era totalmente frustrante, por fuerte que fuera el golpe nada les hacía daño, solo parecían notar algunos golpes maestros que conseguíamos muy, pero que muy, de vez en cuando.

El verdadero enemigo eran esas malditas armaduras, aun así acabamos con dos, pero el tercero se escapó. Cuando estudiamos a los caídos vimos que la armadura era de una calidad brutal, el casco se quitaba roscando! parecía más piedra que metal, los símbolos son élficos eran para invulnerabilidad, inmortalidad,… se escuchó un grito femenino: “Esto debe costar una fortuna!!!” (Hanka ya estaba calculando el precio de venta).

Cuando abrimos la armadura lo que había dentro no era un humano, era un humano transformándose, se le alargaban las orejas, se le oscurecía la piel, se hacía más grande,… parecía transformarse en lo que debía de ser un elfo oscuro. No sabíamos de dónde habían salido esas armaduras, pero quedaba claro que con unas pocas podías convertir un grupo de milicianos en un ejército de élite, y eso no molaba nada…

En la entrada de la cueva había una oscuridad mágica, pero Englier no dudó y entró mientras escuchaba a sus espaldas “Que lástima que nuestro mago haya ardido en la posada junto a la enana y el bardo, podría haber disipado esta oscuridad mágica en un santiamén“.

Un chirrido muy fuerte de aproximaba a los aventureros, la oscuridad mágica no dejaba ver que lo producía, así que retrocedieron a la zona de luz justo para ver salir por la cueva murciélagos sin parar. Cuando dejaron de salir entramos otra vez, y de milagro esquivamos unas escaleras de la entrada que parecían descender hacia el averno.

Diez minutos descendiendo para conseguir volver a ver alguna luz, y ésta nos permitió ver una barricada hecha con muebles y 6 soldados con las armaduras especiales tras ella, nos esperaban.

IMG_20190127_193332

Karil saltó la barricada y lanzó un aliento de Dragón, las armaduras lo absorbieron y luego su líder lo devolvió con la espada.

Englier vuela parte de la barricada con un golpe de aire e inicia el combate con un soldado robusto al grito de “quítate mi armadura!”

Solo conseguimos matar a uno de los soldados, y el que lo hizo fue Karil, con otra patada en los huevos (menuda tarde llevaba), el resto echó a correr hacia el interior de la cueva a los 10 asaltos.

Teníamos que seguir, así que pasamos a otra sala donde encontramos camastros para 20, barriles, vituallas,… y un elfo drow sin armadura y sin transformarse frente a una olla, el cocinero (esperábamos que no fuera pariente de Steven Seagal). Nos comentó que era cocinero de una patrulla drow y que no había querido vestir la armadura porque pese a la fuerza que te concede mientras funciona, que venía a ser un mes más o menos (otro grito femenino ‘hay que venderlas pronto’) había que transformarse en humano y el cambio era hasta la muerte. Así que había venido en gusano hacía una semana a relevar a los que aquí se encontraban desde un lugar que no conseguimos averiguar, pero había optado por quedarse de cocinero.

IMG_20190127_201826

Como no parecía mala persona, o mal drow, dejamos tranquilamente al cocinero y seguimos descendiendo, pero no mucho, en la siguiente sala habían habilitado un despacho y un altar, en el despacho unos papeles que no entendíamos aunque parecían algo de contabilidad, pero no nos dio tiempo a nada, un ejército de drows con armaduras de élite se abalanzó sobre nosotros. y si salimos vivos de esa no podréis saberlo hasta la próxima partida, deseadnos suerte!!!!

IMG_20190127_204108

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: