Pathfinder: Sins of the Saviors (XVI)


06/12/2020. Juan (DJ), Scott (Kravin), Alan (Marvin), JC (Karil), Leo (Hank), Sento (Englier)


A Halav gracias aparecíamos en la parte de los Salones de la Ira donde estaban las habitaciones de las warriors of wrath y los sinspawn axeman, por lo visto lo sucedido con el glabrezu y Athroxis había sido un mal sueño, o una profecía, el tiempo lo dirá.

Probamos el portal de traslación contrario al que usamos la otra vez, este nos llevó a una especie de taller en el que había nueve warriors of wrath trabajando sobre unas mesas que parecían de autopsia, estaban despedazando unos cuerpos de algo que parecía humano (aunque no estaba claro) esos trozos los llevaban a unos enormes calderos que había en un extremo donde los cocinaban, aquello parecía sacado de la orgía de Conan.

Fue entrar y comenzar el reparto de tortas y bolas de fuego (como si fueran gratis), por si fuera poco, todas usaron el puñetero hechizo de imágenes de espejo (que ya nos tiene aburrido). El combate fue de tal magnitud que hasta Englier perdió una oreja, faltaba ver si eso lo haría aún más carismático.

Con la inspección de las mesas de autopsia quedó claro de dónde salían los sinspawn, eran creaciones de las warriors of wrath. El contenido de las ollas se quedó en la lista de “averiguar qué demonios es esto”, porque nadie quiso ni acercarse del olor que aquello emanaba.

Conseguimos capturar con vida a una de las warriors of wrath, y nos contó que en las siguientes salas nos esperaba la gran dama Athroxis y su escolta. Athroxis es la mejor de todas ellas, es una elegida entre las warrior of wrath, y siempre va acompañada por un demonio glabrezu, al que lleva como una mascota. El fuego del techo a la entrada de la sala es donde quemaban a sus vencidos, aunque no tenía ni idea de dónde iban a parar las cenizas.

Según nos explicó la warrior of wrath, para ser dama hay que desafiar a la que ocupa el puesto, para ello hay que ir a la sala anterior a la del fuego de fuego, la que estaba llena de armas, y desafiarla con una serie de frases rituales. La dama está obligada a responder el desafío con un enfrentamiento uno a uno que solo acaba con la muerte de una de las partes, la que sobrevive es la nueva dama Athroxis.

Pues ya teníamos una idea de cómo enfrentar el desafío, aunque antes de empezarlo era mejor prepararse lo máximo posible, nuestro campeón sería Marvin, y lo ayudaríamos con todos los objetos mágicos que teníamos, incluso los desactivados, así que teníamos que cargarlos en la piscina, usando el poder de todos los objetos malignos que Englier custodiaba, el utilizar su poder para el bien sería un buen fin para ellos.

A la piscina fuimos los imprescindibles, Englier (que no quería dejar en manos de nadie los objetos malvados) y Hank (al que el gas de la entrada a la zona de la envidia no lo afectaba por “su manera de ser”). Esta vez los mephits de la entrada nos reconocieron, eran los mismos de la otra vez ya que aún no los habían matado, pero pocas esperanzas tenían porque el mago estaba recuperando las experimentaciones con animales. Las estatuas del mago también habían recuperado su puesto en las fuentes, y el mago estaba en su sala, experimentando con algún animal, no nos puso impedimentos para usar la piscina donde destruimos los objetos malvados y recargamos los buenos.

Ya descansados, dimos todos los objetos a Marvin y lo llenamos hasta las orejas de todos los hechizos que se nos ocurrieron podrían ayudar, tras ello fuimos a retar a la dama Athroxis. Tras las frases rituales apareció la dama con su séquito, todos se quedaron rodeando la zona central de la sala, dando espacio para el combate. De repente las armas de las paredes empezaron a brillar, el brillo aumentó hasta un fulgor que casi nos dejó ciegos a todos excepto a los combatientes (una manera genial de camuflar un dispel magic que nos dejó a Marvin en calzoncillos).

El glifo de la frente de Athroxis comenzó a brillar, una capa de fuego envolvió su cuerpo y empezó el combate. No fue largo, pero sí muy intenso, ganando Marvin por la mínima, pero ganando. Una vez la dama en el suelo, desapareció el glifo de su frente y apareció en la de Marvin, era la marca de la ira.

Y hasta ahí llegaron nuestras andanzas, ya eran las nueve, y no era momento para ponerse a ordenar todo el servicio de la mazmorra, así que apagamos las webcams y volvimos al mundo terrenal.


Contenido bolsas aventureros

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s