Pathfinder: The Principalities of Glantri (X)

by

Pathfinder-Logo-600x257

190203. Pathfinder. Juan (DJ), Leo (Hanka), JC (Karil), Sento (Englier)


Empezamos muy duro, un montón de gente con armaduras brutales nos rodeaba y entre ellos un mago. La parte buena fue que el mago le duró a Karil un suspiro, la mala fue que le dio tiempo a lanzar una bola de fuego, que parece algo de lo más normal, pero en este caso no, ya que las armaduras son capaces de acumular los hechizos que les lanzan y lanzarlos en cuanto las golpean, así que al final Englier acaba casi cocinado de tanta bola de fuego que se comió.

img_20190203_181128

Al llegar el asalto 10 los soldados se retiraron(seguimos sin entender que pasa con las armaduras a partir de este asalto), aunque no todos, Karil tuvo tiempo de cargarse a otro de un golpe casi milagroso y dos se quedaron atrás cuando su jefe bloqueó la puerta por la que huían, así que se quedaron protegiendo la puerta.

img_20190203_182004

En el asalto 15 los soldados sueltan las armas y se rinden, por lo visto nos estaban entreteniendo hasta que huyeran sus jefes, nos confiesan que son schattenalfen, elfos de las profundidades que vienen de una ciudad que no conocemos. Aquí eran 25 y no los enviaba exactamente el maestro, el jefe había huido por el embarcadero, un embarcadero bajo tierra por el que navegan sus barcos a través de la roca.

Según nos cuentan, hacían relevos cada 4 semanas, prácticamente acababan de llegar y no creían que el jefe volviera si encontraban otro lugar para abastecerse o ya tuvieran bastante menta de serpiente recolectada, así que tras quitarse la armadura los liberamos y los enviamos con el cocinero

Registramos los cuerpos y solo recuperamos una varita de bolas de fuego, que mientras Karil y Englier discuten por quien se la queda, Hanka se la roba a Karil sin que se percate, aunque tras descansar toda la noche, por la mañana aparece la varita misteriosamente en la mano de Englier.

No había manera de forzar la puerta por la que habían huido, así que entre Hanka y Englier utilizando el altar a modo de ariete echan abajo la puerta anti asedios, llegando al extraño embarcadero, formado por una plataforma y un agujero del que no vemos el fondo. Mientras pensábamos que podíamos hacer, Hanka mueve una palanca y a la media hora aparece una barca conducida por un minotauro atravesando la piedra.

img_20190203_192617

El minotauro, Augar, había sido contratado por Udan, el hermano de Kano, quien se encuentra en una forja un tanto especial donde confecciona estas armaduras, y Augar nos dice que está hecho polvo, como si tuviera hambre desde hace muchos años. Como no teníamos muy claro que hacer, decidimos ir a ver a Udan, así que nos subimos a la barca con Augar, ésta tomó velocidad y se lanzó contra la pared de roca atravesándola.

Tras dos días de viaje llegamos al destino, una entrada a una gruta que no teníamos ni idea de dónde se encontraba, habría que calcularlo teniendo en cuenta que la velocidad de la barca era similar a la de las que navegan por el mar. Un fuerte olor nauseabundo salía de la gruta ¿que podíamos hacer? pues lo que esperaban de nosotros, entrar.

img_20190203_195532

Uno de los pasillos acababa en una alacena con carne putrefacta en varios estados, otro en unos 4 nidos/camastros tamaño humano hechos con harapos, y cuando fuimos a mirarlos con detalle empezaron a aparecer hombres escorpión  (girtablilu) y hasta que pudimos acabar con ellos (de coña, porque mira que eran duros).

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: