Rise Of The Runelords: The Skinsaw Murders. 14ª Sesión

by

Juego Pathfinder
Fecha 15/08/2012
Campaña Rise Of The Runelords: The Skinsaw Murders
Lugar Manises II
Asistentes Juan (DJ), Germán (Debra), J.C. (Karil), Sento (Englier)

Creo que no hacía falta ser paladín para notar todo el mal que emitían los reunidos en el ritual impío, aunque estaba claro que el tipo que se encontraba en medio era el peor de todos.

Parecía mentira, están todos concentrados en realizar el ritual pero era obvio que estaban haciéndolo mal, y el que montaba la fiesta, el del medio, tenía que saberlo seguro, pero no les dijo nada, era realmente extraño.

De todos modos había algo obvio, la intención del ritual mal hecho era maligna, y el material que habían utilizado para hacer esas caretas repulsivas que llevaban era carne humana, por lo que la línea de acción era evidente, de frente y golpeando fuerte.

El combate fue más duro de lo esperado, incluso me tocó llamar a mi caballo a un tercer piso (no me lo perdonará nunca) para que nos echara una mano.

Al final entre los cuerpos recuperamos lo siguiente:

  • Varita de curar heridas moderadas (10 cargas). Germán
  • Navaja +1
  • 1 cota de mithril +4/+6/0/10%/no/12 lib. Germán
  • 100 m.o.

Las máscaras que portaban los seguidores estos, eran mágicas, se suponía que asustaban al que miraban y además, detectaban los puntos vitales del enemigo. Tenían algo maligno, así que acabaron todas en una hoguera.

El ritual que estaban tratando de llevar a cabo era una invocación a un dios, aún no sabemos de cual se trataba, lo que está claro después del combate, es que el personaje central era un clérigo, por lo que era consciente de que el ritual estaba mal hecho. Curioso…

Examinamos las estanterías de libros del despacho que había arriba. Las cubiertas de los libros no coincidían con lo que había dentro. De entre lo encontrado decidimos llevarnos:

  • Libros de mapas
  • Libro de conjuros
  • Diario en idioma desconocido

Además del despacho encontramos un acceso a la azotea donde habían muchas palomas mensajeras, de las que nos llevamos dos.

Al amanecer, antes de que llegaran los trabajadores, salimos del aserradero y fuimos a nuestra posada, donde estudiamos el mapa que habíamos encontrado, sin demasiado éxito, seguíamos sin saber el sitio donde decía que pagaba el pasaje. En el resto de mapas vimos que algo ha estado controlando la ciudad, expandiéndose a lo largo del tiempo, eran como planos de fechorías. Una de la zona de más influencia era la del distrito religioso, otra salía del lugar en el que nos encontrábamos (la serrería) y la otra de la zona de los barrios bajos. La influencia era de hace unos 5-6 años en la serrería, 1 año en la religiosa y unos 3 meses en la de los barrios bajos.

Desde que comenzó la influencia en la zona religiosa se inició una lucha con los rivales, eliminándolos poco a poco. No estaba muy clara la localización de la zona religiosa pero teníamos una idea aproximada, así que fuimos al distrito religioso a comprobarlo.

No nos costó demasiado encontrar en el distrito religioso un edificio con un símbolo en la fachada parecido al que buscábamos, era un templo, aunque por su construcción parecía una fortaleza, es más, me pareció observar vigilancia desde la parte superior de las almenas. Como las puertas estaban abiertas, pues entramos. Se trataba de un templo al Dios Viviente, o eso nos contaron los 7 acólitos que se encontraban en el patio de entrada. Nos trataron de convencer a su religión y nos contaron que poco a poco el Dios Viviente está cogiendo más fuerza. Los acólitos llevaban bajo de la túnica algo más grande que un medallón, aunque no pudimos verlo, todos nos vigilaban, no nos dejaban acercarnos al templo (por lo visto la entrada es solo para los iniciados), cada vez que intentábamos acercarnos a la puerta, otro seguidor se nos echaba encima para contarnos las virtudes de su Dios, consiguiendo frenar nuestro avance pacífico.

Visto que el templo no emitía demasiado mal (aunque según Debra si emitía magia desde su interior), decidimos cambiar de estrategia e ir al local que había frente al templo, una taberna llamada “El lamento del pobre”, un buen lugar en el que obtener información.

El tabernero nos contó que los seguidores de este Dios llegaron del norte hace un año, y se establecieron en este edificio, donación de uno de sus seguidores. Al parecer son clientes honrados, una vez a la semana hacen un día de reclutamiento, durante el que puedes comer y beber todo lo que desees, corre a cuenta del templo. El próximo reclutamiento era al día siguiente por la tarde.

Decidimos ver el otro punto indicado en el mapa, el de los bajos fondos.

Este fue más fácil de localizar, se trataba de una torre a la que no se acercaba la gente de la zona, especialmente desde hacía poco, por lo visto la gente que entraba no salía, además se escuchaban ruidos, gritos, sollozos,… era un antiguo reloj que no funcionaba, “The Shadow Clock”.

Entramos sin pensarlo, en el interior el aire era más seco y viciado, habían múltiples huellas recientes de humanos sobre el polvo del suelo.

En una esquina encontramos amontonadas armaduras de caballo en muy mal estado.

Habían varias habitaciones en la planta baja y yo notaba que algo maligno nos esperaba en la parte superior del reloj, pero eso lo contaré otro día, por hoy ya es suficiente.

Etiquetas: ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: