Pathfinder: The Principalities of Glantri (V)

by

Pathfinder-Logo-600x257

180812 Pathfinder. Juan (DJ), Leo (Hanka), Alan (Marvin), Scott (Kravin), JC (Karil), Sento (Englier)


Seguimos recorriendo la ruta bajo el mar. Las puertas que vimos con cerradura de piedras parece que estaba de oferta cuando hicieron el dungeon y las han puesto por todas partes. Empezamos a pensar que igual nos faltan piedras (manda huevos).

Puerta a puerta, pasillo a pasillo, pechito a pechito, llegamos a un pasillo por el que no podíamos pasar, una calavera gigantesca de cristal nos bloquea el paso 💀, es muy similar a la de Hanka si obviamos el tamaño del cabezón que nos corta el paso. Estudiamos la situación y optamos por afrontar el contratiempo de una manera civilizada, vamos, lo de siempre, empezamos a mazazos, espadazos, hechizos, empujones,… pero nada, ni se inmuta. Cuando creíamos que nunca pasaríamos, Hanka tiene una brillante idea, al menos a todos nos pareció cojonuda, de repente nos pide que no miremos, que vayamos al otro lado de la esquina del pasillo, y se despelota, consiguiendo pasar por el trozo libre sin untarse en grasa ni nada, por lo visto las cremas antienvejecimiento tienen más usos de los que nosotros creíamos. Al final todo el esfuerzo para nada (bueno, su esfuerzo, porque quitando de la enana los demás encantados), al otro lado solo había otra puerta imposible de abrir.

Finalmente decidimos ir por el camino tras la escayola (se veía venir desde el día anterior), y nada más entrar fiesta, un grupo de ratas se nos echa encima, que en un principio no parecen peligrosas, pero esa visión de peligro cambia en cuanto un paladín de 2 metros con martillo de batalla grita un “YOTAYUDO!” y golpea esa rata que tenías en el hombro y que de repente piensas no molestaba tanto.

Bueno, ratas muertas atrás, encontramos otra pared de escayola, la rompemos y salimos a una sala circular con una plataforma en el centro que tiene hueco para tres bolas, esto sabemos hacerlo, así que ponemos las tres bolas de turno y las dos puertas se abren cual concurso del 1, 2, 3, pero en lugar de apartamento en Torrevieja (Alicante), nuestro premio son dos enormes golems de hueso.

042bonegolem

Uno de los golems lanza una jaula de huesos que encierra a Englier, el otro lo intenta con Hanka, pero falla y se la lanza a su compañero, gracias a ese despiste Karil revienta a uno de los golems y Englier remata al otro, así que seguimos exploración.

Tras varias puertas más de bolas encontramos un puente sobre un abismo a punto de derrumbarse, pero que nos permite el acceso a una nueva zona del subterráneo. Como esto del puente semiderruido también nos lo sabemos, tiramos de varita de vuelo, y tras cuatro golpes cruzamos sin problemas el foso, o eso pensábamos, porque nada más cruzar cuatro shadows se nos echan encima.

Estos bichos nos tienen pillada la medida, así que acabar con ellos le cuesta 10 niveles de fuerza a Englier y 1 nivel de fuerza a Marvin. No hay manera de curarse, hay que continuar (as usual), así que cansados como nunca seguimos la exploración, encontrando una sala con dos calaveras de cristal enormes (otra vez), una de un jaguar y otra de un mono 🦍, y hasta aquí podría ser hasta normal, pero no, tenía que salir un humo verde de la estatua del jaguar.

No sabemos porqué, pero las imágenes de la sala de los libros vienen a nuestra memoria….

  • Hay que recrear los rituales!!!! (grita alguien)
  • Coño que buena idea!!!!! (grita otro)

Así que nos ponemos a ello, intentamos recrear el ritual pero al jaguar no le convenció nada y lanzó unos rayos que Hanka esquivó de coña

Englier opta por la mediación tan de moda en estos días, así que trata de destrozar la calavera a martillazos, con el mismo éxito que si hubiera mediado, nulo. Así que hace de su capa un sayo, y entre rayos de una y otra calavera cruza la sala, quedándose solo en el otro lado (no parecía que nadie fuese a animarse a cruzar).

24752-ngsversion-1490221805298-adapt-1900-1

Costó lo suyo, no es nuestra especialidad, pero al final descubrimos que las calaveras solo atacaban a determinados alineamientos, justo los de Englier y Hanka (manda huevos que eran los dos primeros que se habían acercado), el resto con cualquier ritual de su dios podía pasar sin problemas.

Tras unas risas de los que no eran iluminados por rayos al cruzar la sala, llegamos a una habitación enorme con tres calaveras cristalinas más grandes aún que las anteriores (suerte que aún no hemos visto a ninguno de los portadores, porque tela que cabezones). En este caso había una de un jaguar, otra de un halcón y la tercera de un humano. De repente se oye una voz de ultratumba “mi caaaaaapa, mi caaaaapa”, todos se giran hacia Karil, quien con cara de aburrimiento dice su frase “ESO ES EL OTRO PERSONAJE!!!!!”, así que los aventureros se esfuerzan un poco más y premio, la voz parece surgir del jaguar!

Y que hacemos, registramos la cabeza de jaguar? Pues no, lo que registramos es la zona que nos quedaba por explorar, donde bajo de un derrumbe encontramos un cadáver con una bolsa en la que hay otra bola de piedra (gracias a Torag Halav).

Por el camino de vuelta a la sala Hanka recupera una capa, así que entra en la sala y cuando se arrodilla ante la calavera del jaguar observa un espacio en el interior de la boca, pero no se anima a entrar y depositar la capa (su instinto de supervivencia es tan fuerte como su codicia). Kravin si se anima, y cuando va a dejar la capa ve unas escaleras que llevan a un piso inferior, en el que hay un esqueleto humano, es el que emite el gemido de “mi caaaaaapa”.

En un acto de caridad (o eso nos vendió aunque estamos seguros de que esperaba sacar algo a cambio), Karil le pone la capa al esqueleto y una aparición del cuerpo del esqueleto le da las gracias por la capa y le regala un hacha que dice le servirá en sus próximas aventuras. Mirando bien, el mago comprueba que el hacha tiene un componente mágico muy raro que es incapaz de reconocer.

Suponiendo que bajo la estatua del halcón también podría haber una cámara secreta, Karil se mete, aunque en este caso no hay nada.

A la calavera del humano baja Marvin, y encuentra que esa sala hace mucho tiempo que no se usa, hay dos dedos de polvo y en un principio parecía no haber nada, pero buscando buscando, finalmente encuentra una trampilla.

Sobra decir que como no había otro sitio por el que ir, todos entramos a la calavera humana y pasamos por la trampilla, llegando a un laberinto de puertas de bolas (hasta las bolas estamos de las bolas).

img_20180812_212012

El laberinto es una de las peores pruebas a las que nos han sometido, había que pensar!!!! No encontrábamos manera segura de atravesarlas las puertas con las bolas garantizando la vuelta, teníamos que arriesgar sin saber si nos podríamos quedar encerrados para toda la eternidad, pero bueno, tampoco podíamos retroceder, realmente la elección que teníamos que hacer era cuan grande iba a ser nuestra carcel para toda la eternidad (que no iba a ser muy larga porque no ibamos sobrados de raciones).

Al final arriesgamos, conseguimos el acceso a una sala en la que hay una estatua de un mono 🦍 pidiendo una ofrenda (esto va bien), hacemos dos ofrendas que rechaza (esto va mal), se oye un ruído, mierda!!!!! se acabó el tiempo para la partida, a ver el próximo domingo que leñes pasa….

 

 

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: