Pathfinder: The Principalities of Glantri (IV)

by

Pathfinder-Logo-600x257

180722 Pathfinder. Juan (DJ), Leo (Hanka), Germán (Debra), JC (Karil), Sento (Englier)


Tras acabar con los ocho custodios del techo del zigurat en el que nos encontrábamos, iniciamos el descenso a su interior.

En la planta encontramos la oficina del jefe, una habitación con diez camas y mobiliario de calidad y otra habitación con literas baratas para unas 30 personas.

Subimos a la planta superior donde una lluvia de flechas cae sobre Hanka, seis defensores nos esperaban, pero pese a lo vacilón que pueda sonar realmente no supuso un reto. En la parte superior había un altar con forma anatómica donde también realizan sacrificios y tras él una estatua de un demonio, con un falso trozo de escalera en un lateral, que realmente era una puerta a una escalera que descendía a las profundidades del zigurat, pero descendía demasiado, mucho más que lo que el zigurat levanta en el exterior, seguramente estábamos bajo del nivel del mar (que estaba al lado del zigurat).

img_20180722_1848591

Una enorme roca bloqueaba nuestro paso, en un lado tres agujeros con tres piedras, en el otro cuatro oquedades. Pasamos las tres piedras al otro lado y la roca se desplaza, permitiendo el paso a una especie de laberinto de habitaciones hechas con calaveras humanas.

En el centro hay una más lujosa que las demás y en su interior una calavera de cristal 💀 que emite un grito lastimero.

Hanka hábilmente toca la calavera con un dedo y ésta le pega un bocado, pero por si acaso la mete en un saco, la calavera se calla y Hanka se la lleva. En la habitación también hay vino (Englier se lleva una jarra), recipientes llenos de plumas (parecen ofrendas), un palo con un hierro ensangrentado al final y un escudo muy ornamentado, muy trabajado, pero que se nota que no está hecho por un herrero.

Además de la sala tan decorada, hay cuatro más que destacan por su decoración, aunque no tanto.

  • Humanos ofreciendo flor. Habitación con pinta de biblioteca donde vemos pinturas en las que hay imágenes recurrentes de gente ofreciendo una flor, donde aparece un humano siempre tiene una mano extendida de forma antinatural ofreciendo una flor. En su interior hay libros y pergaminos.
  • Humanos ayudando a otros. Habitación muy similar a la anterior, parece una sala de lectura o estudio con imágenes recurrentes de humanos ayudando a otros
  • Los humanos tienen armas en las manos. Otro lugar de estudio. La última decorada.
  • Los humanos tienen cabeza de jaguares. Más libros.

El paladín abriendo una puerta se coloca de algo, no sabe bien de qué. La habitación está llena de elementos de curación.

Cuando ya parecía que todo iba a ser tranquilo dos spectres y dos wraiths aparecen al abrir una puerta.

Un duro combate contra estos seres incorpóreos ayuda a comprender a Debra y a Englier lo que está pasando con su magia (al darse cuenta que no funciona). Ningún hechizo por encima de nivel 2 funciona, que son los que dependen del Dios, que no se pueden lanzar solo con la fe del lanzador. Algo está bloqueando el acceso de los dioses a este lugar…

img_20180722_201123Limpiamos la sala y cuando vamos a salir la puerta está cerrada, otra cerradura con piedras nos bloquea la salida. Las cambiamos de sitio y la puerta se abre dando paso a un largo pasillo. Creemos que estamos bajo del mar 🌊

Al final del pasillo hay otra puerta con cerradura de piedras, pero no hay piedras. Volvemos a por piedras y la puerta anterior está cerrada.  Recorremos el pasillo arriba y abajo. Justo al llegar a la puerta que daba el acceso a la sala anterior ésta se abre, entrando un guerrero. Acabamos con él y le robamos las piedras. Ponemos las piedras en la otra puerta y por fin se abre.

Seguimos camino, unos esqueletos nos salen de un derrumbe, acabamos con ellos y encontramos un saco con 6 piedras más, seguro que nos vendrían al pelo.

En una habitación muy pequeña, encontramos que la pared se sujeta casi solo por la escayola, parece que puede atravesarse. Hay un pasadizo natural, una fisura en la roca, que se dirige hacia el norte, parece un buen camino, pero eso será otro día…

 

Etiquetas: , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: