Exo – Campaña 808 (9ª sesión) – Peleando con robots…

by

Juego Exo
Fecha 09/090114
Campaña Exo 808
Lugar Manises I
Asistentes Chema (Liralaf), Germán (Max), J.C. (DJ), Juan (Huk), Leo (Gustav), Sento (Reinhard), Victoria (Víctor). Artista invitado: Junior y el niño (verdadero protagonista)

Sesión previa

Tras las instrucciones del alto mando, nuestros héroes realizan una visita rápida a Puerto Rexen mientras esperan que llegue el nuevo miembro para la unidad. El ambiente es raro, la gente les sigue tratando bien, pero se nota cierta tensión en el ambiente. La nave en aproximación llega más pronto de lo esperado (¡y eso que había una cuenta atrás estilo Atmósfera Cero!) y la 808 observa con cuidado a todos los pasajeros: una pareja de mujeres con cara de no gustarles nadie, un grupo de pendencieros con tatuajes en los brazos y músculos sobrehormonados y un pobre humano despistado que va mirando hacia todos los lados. Lo tienen claro, el despistado es el nuevo miembro de su equipo. Tras las presentaciones preliminares y las aclaraciones libertarias: «señor no, novato, camarada capitán para ti», se deciden a investigar (¡para esos les pagan! ¡Nadie viene a Puerto Rexen de vacaciones!)

Nota: la paranoia RFP les hizo seguir a los otros pasajeros que habían bajado de la nave. Rexen, pensaba, es el culo del mundo, nadie viene de visita. Las muchachas se dirigieron a una casa en la zona más independentista de Puerto Rexen, parecía que sabían a dónde iba y por dónde tenían que ir. Los tres hombretones tatuados se fueron directamente a la libertotaberna (sí, aquella que tenía una bandera de la RFP quemada en sus vitrinas; ¿los exos permitirán que esa afrenta siga ahí cuando se marchen de Rexen?). 

La dársena iroiendi

La Libertad Uno, la nave que la 808 salvó de una muerte segura, tuvo varios atentados contra su integridad: el niño (que nadie sabe qué hacía en la nave), las alimañas comehombres (que tampoco parece la carga más adecuada para una nave consular), el incidente subespacial (que se comió media nave) y el impacto a la salida del subespacio.

Las preguntas al niño no aclaran nada del misterio. Sólo tiene recuerdos de hace una semana. Sabe que se escapó de una especie de laboratorio y se escondió en la primera nave que vio. Es experto en el manejo de armas y puede leer el idioma iroiendi (¡un misterio más!). La 808 está convencida que se trata de un sujeto diseñado genéticamente, una aberración que demuestra lo bajo que han caído los libertarios, dispuestos a la bioingeniería con tal de modificar a las razas para que se ajusten a su loca manera de pensar.

Poco pueden hacer, así que se centran en el otro misterio al alcance de su mano. ¿Contra qué chocó la Libertad Uno en el espacio de Rexen? El mando cree que la caja que sustrajeron de la dársena abandonada de Puerto Rexen es una especie de dársena portátil. Y los daños en el casco de la Libertad Uno parecían proceder del impacto contra uno de esos bichos.

Comentaron con el control del espacio puerto que iban a hacer unas comprobaciones de rutina en la nave, mantenimiento. El operario del control espacial de Puerto Rexen les respondió: «¡Y a mí que me cuentas, camarada, esto es espacio libre, ve por donde quieras». Algunas costumbres refeperas son difíciles de romper. Antes de acercarse a la zona de impacto y temerosos de que alguien estuviera trasteando en la Libertad Uno, hicieron un vuelo indiferente hasta la posición donde la había dejado a la deriva. Nadie había entrado, pero, para asegurarse, dejaron instalado un sistema de alarma que les avisaría si alguien se colaba en el interior (Nota: ¡bendita paranoia pejotil, siempre puedes contar con ella!). Parece que consideran que esa nave es suya (¿derechos de rescate?), pero claro, dejar una nave completamente apagada en mitad del espacio próximo a un sistema estelar, no les parece preocupante.

Luego se dirigieron al punto de entrada de Libertad Uno, no sin unas discusiones previas sobre cómo iban a encontrarlo. No era fácil, una cajas negras en medio del espacio. ¿Cómo encontrar algo así? Bueno, pues dejando a Huk que las busque (sencillo). Al final descubrieron una treintena de cajas que formaban un hexaedro (un cubo o d6, para entendernos) en el espacio, aunque, como pudieron observar, faltaba una de las cajas en una de las aristas del hexaedro. Activaron el sistema (le mandaron energía con el mismo patrón de la que activó la caja en el RFP Obselus) y todas las cajas se activaron. Algunas se extendieron en forma de vértice y otras en forma de bisagra y en su interior empezó a surgir un chorro de energía de Cherenkov (la que sale del subespacio, para entendernos). Vieron una especie de bola azul, casi fuera del espectro, que empezó a crecer y crecer y que justo cuando estaba a punto de alcanzar las cajas, parpadeó y desapareció. Las cajas volvía a tener su forma inicial.

¿Qué habían visto? No lo tenían muy claro. parecía un sistema de transporte subespacial o algo parecido, pero lo había grabado todo y se le estaban mandado ya al alto mando. Seguro que había expertos que pudieran decirles lo que habían visto.

Incidentes en Rexen

De vuelta en Puerto Rexen, se pasaron a visitar a su amiga Ilora Dana. Tenían cosas pendientes que hablar con ella y esperaban que ella también confiara en ellos para contarles dónde puñetas había escondido a la Voz. Para su sorpresa, les recibió con cara de pocos amigos y les trató con descortesía. Más tarde, se dieron cuenta que no estaban solos en el bar. Además del molesto Camut, las dos muchachas que bajaron de la nave de pasajeros también estaban allí.

Oye… si están aquí… no sería un buen momento para revisar su casa. Tú y tú ir a la casa y tú y tú, quedaros vigilando…

Nota: los derechos civiles a tomar vientos…

El problema es que según abrieron la puerta de la vivienda, las dos mujeres salieron disparadas del bar (una alarma silenciosa, me temo, las había avisado). Un toque por los comunicadores y los allanadores fueron avisados. Uno de ellos decidió volver caminando como si con él no fuera la cosa, pero Liralaf, siempre más imaginativo, se sentó en el suelo, se desnudó el torso y se puso a realizar una ceremonia de limpieza interior muy popular entre los solnudistas (creencias que profesa y siempre que tiene un momento practica). Las mujeres llegaron con movimientos profesionales, desenvainaron dos enormes katanas de vibrifilo y entraron en la vivienda. ¡Menos mal que no había nadie! Al salir, se fijaron en el loco solnudista con cara de pocas amigas (la de siempre).

De vuelta al bar, Ilora se disculpa por el trato anterior y les explica que no le gustan los extranjeros, siempre traen problemas (Nota: la 808 se lo tomó casi como un insulto, aunque era muy amable por su parte no considerarles ya extranjeros). Ponen al día a Ilora, aunque no le dan muchos detalles (¡son extranjeros!) y ella le pide que hablen con Camut.

En medio de la conversación, un grupo de libertarios procedentes de Marat vuelven a hacer su aparición. Armados con un enorme tambor, hacen un llamamiento a toda la población de Puerto Rexen para que acudan a una asamblea popular en el asteroide Marat. El tema de la asamblea es la rotación de la viviendas (vamos, que los habitantes vayan cambiando de residencia de asteroide en asteroide para que todos sean más igualitarios). Se alzan algunas voces en contra de la idea, pero el tipo del megáfono replica que aferrarse a una propiedad es muy capitalista y muy poco libertario. Los murmullos siguen, pero en voz queda. Cita a todos para dentro de dos días.

¿Dos días? piensan los ochocientoocheros. Eso es que los iroiendi piensan activar su plan dentro de dos días. ¡Hay que actuar!

Hablan con Camut y le piden granadas PEM. El niño (sí, el que rescataron de la nave y les acompaña a todas partes últimamente) les sorprende discutiendo con Camut sobre el modelo de las granadas. Una conversación de elevado nivel técnico que sólo Huk y Gustav parecen entender.

Armados de nuevo con granadas PEM se dirigen a:

La Sala de Misiles

Afortunadamente los libertarios de Camut 2 no creen en cosas tan mundanas como detectores de armas o de metales porque la 808, que ya había tenido una mala experiencia con las mariposas de la sala de misiles, entra en el asteoride con armamento suficiente como para invadirlo. Por fortuna, de nuevo, ese no era el plan de la 808.

Vuelven a infiltrarse por los conductos de ventilación y llegan hasta la sala de las mariposas (nombre poético para no decir LA SALA DE LOS MISILES UHA HA HAHAH HA ARFF). Allí descubre que aún hay mariposas clavadas en la puerta. Las típicas discusiones de quién entra primero, quién entra después, quién lanza la granada, pues a mí se me da mal, pues a mí se me da peor… ¿Y el niño? Sí, es un experto en armas, que las lance el niño… ¡Niño! ¿Qué haces con una mariposa en la mano?

– ¡Qué alguien vigile al niño permanentemente!
– Sí, camarada capitán

Al final, programaron (a sugerencia del “niño”) una granda PEM para atraer a las mariposas, pero claro, había que lanzarla en el momento justo, cosa que también encargaron al “niño” (Nota: esto no aparece en el informe oficial). Entraron en la sala, las mariposas se activaron, formaron el enjambre y cargaron contra los PJ. 50 metros, 25, gota de sudor en la frente, 15, lanza ya, 10, ¡lanza ya!, 5 ¡LANZA YA!, 3 y la granada sale volando hacia una esquina de la habitación, las mariposas corrigen el rumbo y se lanzan como locas hacia la granada. Forman una semiesfera pulsante de alas y chirridos. ¿Cuanto durará la granada bajo esa presión? No importa, un valiente miembro de la 808  se acerca al revoltijo de alas afiladas…

…mientras el capitán y el niño se acercan al panel de control de los misiles. Él niño sabía leer iroiendi y era importante para poder manejar ese panel (Nota si no, nunca hubieran expuesto al niño a semejantes peligros, no, nunca)…

…lanza una granada PEM sobre las mariposas y las desactiva todas.

– ¡Mala idea! – comenta el niño.

-¿Queeeeeeeé?

Inmediatamente, dos arañas iroinedi, al detectar que el primer sistema de defensa se había desactivado, se activan en el techo y empiezan a bajar por las paredes para flaquear a los personajes. Disparos, más disparos, Max herido, más disparos y, de repente, alguien recuerda que la otra vez acabaron con las arañas con granadas PEM. Pim, una, Pim, dos.

– ¡Mala idea! – comenta el niño

– ¿Queeeeeé?

La sala, al detectar que la segunda defensa había sido superada, activa la defensa final. Un androide de unos 3 metros de altura, con forma femenina, y un cañón rotatorio en uno de sus brazos. De repente, Huk, que había pasado mucho tiempo (a juicio del capitán) en el pasillo sin entrar en la sala de los misiles, avisa a sus compañeros: «en ráfaga, disparar en ráfaga». Y lo siguiente fue una balacera de balas con todos los exos (menos el capitán que protegía al niño, Max que seguía herido y Víctor que había inutilizado sus armas al activar un PEM al lado suyo para destruir a una de las arañas) vaciando sus cargadores con mayor o menor precisión. la mitad de las balas salían rebotadas en el duro blindaje iroiendi (10/10) y la otra mitad parecía que sólo hacía daños superficiales. El androide seguía de pie, iba a disparar y en el último instante, el último de los exo que quedaba por actuar, lanzó una nueva granada PEM con la fortuna de desactivar al androide.

– ¿Alguna mala idea nueva? – preguntó irritado el (camarada) capitán.

– No

Tuvieron algunas dificultades con el sistema de amas iroiendi. Ellos pensaban que el niño era un experto en todo y le pidieron desactivarlo, pero no se han dado cuenta que el niño es un experto en armas personales y en idiomas (es capaz de entender casi cualquier cosa), pero de protocolos de activación/desactivación de misiles no tiene ni idea. Tras varios intentos fallidos, consiguieron desactivar los misiles y retornaron a Puerto Rexen.

Cosas pendientes

Tras un momento para reflexionar, el capitán Reinhard hace un repaso de las cosas que tienen pendientes:

– Desactivar los misiles (o lo que haya, ya que no saben a ciencia cierta que sean misiles) en Icional.

– Desactivar los explosivos (o lo que haya) en Adur.

– Descubrir que se traen entre manos la pareja de asesinas (o lo que sean).

– Detener lo que vaya a pasar dentro de dos días (cita en Maral muy sospechosa).

Mientras reflexionaba y confeccionaba la lista, llega un mensaje del cuartel general.

Piu, piu, piu

– Cortadas las rutas espaciales con Rexen. Imposible enviar material o ayuda adicional. Importante despliegue naval de bloqueo.

Piu, piu, piu

– ¡Están solos! Suerte.

Piu, piu, piu

– EOT

Etiquetas: ,

Una respuesta to “Exo – Campaña 808 (9ª sesión) – Peleando con robots…”

  1. Sento Says:

    Con el Ukaro ese tendremos unas palabritas esta tarde… ¡Se va a pasar un mes sin plátanos!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: