Exo – Campaña 808 (6ª sesión) – Retorno a Rexen

by

Juego Exo
Fecha 06/190513
Campaña Exo 808
Lugar Manises I
Asistentes Germán (Max), J.C. (DJ), Juan (Huk), Victoria (Victor),  Sento (Reinhard). Artista invitado: Junior

Sesión previa

Volviendo al Sistema Rexen, Sector Libertad.

La RFP Obselus está en pleno proceso de reparaciones tras los incidentes de hace unos días y aunque nuestros muchachos están de permiso, no hay mucho que hacer ni muchos lugares a los que retirarse donde no se oiga el martilleo de los tecnos. Afortunadamente, la espera no es larga y la 808 es reclamada para una nueva misión. Acuden, como siempre, a la sala de misiones para llevarse una grata sorpresa. El mayor Alldo ha delegado en su segundo todo el tema de la gestión de las unidades Exo del RFP Obselus. El hombre parece más amable y atento que su predecesor y está dispuesto a ayudar a los exos en sus necesidades.

La misión es sencilla: deben volver al sistema Rexen e intentar enterarse de qué están haciendo allí los iroiendi. Ya parece bastante claro que los iroiendi están, pero aún no saben el porqué. Los analistas creen que un simple asesoramiento militar no es la causa. Saben que los iroiendi no funcionan así. Además, el sistema de destrucción masiva que descubrieron en Puerto Rexen parece indicar que es algo más gordo que unos simples robots asesores. Y eso sin olvidar la caja que se activó en el RFP Obselus. ¿Para qué demonios sirve una caja que al activarla se convierte en una especie de puercoespín. ¿Cuántos de ellos hay en Rexen? ¿Dieron por casualidad con el único de ellos o aquel muelle estaba repleto de esas cosas?

Volver a Rexen tiene un problema logístico. No pueden aparecer con una nave Victoria ni pueden aparecer con la misma nave que la otra vez (suponen, con acierto, que los astilleros donde la robaron han puesto vigilancia). Tras meditar el tema (en el que se baraja la alternativa de ir camuflados y acceder al sistema con trajes espaciales y jetpack), el mando les facilita una nave de la clase Barrilete. Planean la coartada si les preguntan: vendieron la nave anterior y compraron esta que aunque tienen menos carga, es mucho más rápida. Además, cómo no pueden ir de vacío al sistema, deciden llenar la bodega de medicamentos (algo muy necesario en el Sector Libertad según el punto de vista refepero).

Nota del DJ: los jugadores conocen bien las naves de la clase barrilete. En una anterior campaña fueron la tripulación de una de ellas y se internaron en el sector Alfeiron. haciendo un poco de metajuego les pregunté si querían la misma Barrilete que ellos llevaron y me dijeron: no, no, esa no, una de la misma clase. No olvidan que la nave anterior trató de matarles…

Vista la disponibilidad del mando, le pidieron una cosa más, llevarse al pequeño robotijo de limpieza que les había salvado en la crisis previa. Éste, aún marcado con los números 808 parecía contento al embarcar en la nave comercial. «No deja de ser menos espacio que limpiar» parece ser que dijo entre pitidos.

En el trayecto a Rexen, Reinhard intenta inculcar a sus compañeros las particularidades del sistema libertario donde no hay jerarquías ni autoridad. Les dice: «Llamadme, camarada capitán en Rexen». Además, los saltos subespaciales no sientan nada bien al tyrano que se quedará postrado en la cama todo el día.

En Rexen

Una de las primeras cosas que descubre la 808 al llegar a Puerto Rexen es que el muelle dañado y abandonado (aparentemente, ya que en el interior había equipo iroiendi), está siendo reparado. Se ven los destellos de los soldadores en el exterior y parece que han recuperado la estanqueidad interior. Solomon, el responsable de los muelles está muy contento y los recibe cordialmente. Nota el cambio de nave y parece creerse la versión dada por la 808. A su vez, les cuenta que, finalmente, descubrieron el cuerpo de la chica desaparecida. Estaba en el muelle abandonado y eso ha hecho que todos tomen conciencia del problema y ayuden en la reparación. Los personajes no se enteraron (o no quisieron), pero Solomon está haciéndoles una sutil invitación para que ayudaran con las reparaciones.

Nota del DJ: Aún no comprenden las sutilezas de la sociedad libertaria. Cuando una persona te pide ayuda, no estás obligado a dársela, pero si no se la das, no esperes que te ayude luego.

También visitaron el hangar de Puerto Rexen y vieron que seguían trabajando en la nave, aunque había menos trabajadores que antes (claro, pensaron, están todos en las tareas de reparación del muelle).

Y finalmente, una visita a la sensual Ilora Dana que les atendió con cervezas, rumores y algún chascarrillo. Le pareció muy interesante que hubieran traído medicinas y les animó a que se las ofrecieran al “curandero” de Puerto Rexen y a los hospitales de otros asteroides. Aunque no llegaron a hablar con él, allí estaba también Camut Al Hifel haciendo sus comentarios despectivos a cada palabra errónea de a 808. Junto a él hay una escupidera y al más puro estilo de las viejas colonias, va opinando con escupitajos certeros.

Al regresar a la nave, descubren que un jional que les orserva con cara de desagrado. No les sigue, pero no deja de perseguirles con los ojos mientras cruzan el área central del asteroide. Está claro que está murmurando algo y por su gesto no son cosas bonitas.

Andaban bastante preocupados por el tema de los explosivos del satélite y uno de los objetivos de su paseo por Puerto Rexen era llevar un sensor en modo pasivo que fuera detectando los explosivos. No detectaron nada, así que hicieron una expedición por el exterior. Mientras daban un rodeo por la superficie, para impedir que los trabajadores del muelle pudieran verles, se toparon con una extraña criatura peluda que daba pequeños saltos. Se acercaron a ella bastante asustados, pero ésta, cuando les vio, pegó un salto y se alejó… ¡a otro asteroide! ¿Pero qué demonios es eso?

Continuaron su camino convencidos que la extraña criatura era un vigilante iroiendi y dispuestos a matarla si volvían a verla. Así llegaron a donde, creían recordar, estaba la grieta, pero sólo veían más rocas duras. Las comunicaciones fallaban y el sensor tenía lecturas anómalas (distorsiones electromagnéticas que le impedían detectar los explosivos). Víctor era el primero de la cordada (sí, iban atados por si acaso) y al llegar al destino sus pies desaparecieron, luego la mitad de su cuerpo y luego el cuerpo entero. Él no se dio cuenta y el resto de sus compañeros de sus compañeros intentaron avisarle, pero la radio tenía mucha estática.  Tardaron un poco en descubrir lo que pasaba, pero tras algunos tirones de la cuerda mal interpretados, llegaron a la conclusión que se trataba de alguna especie de red de camuflaje holográfica. En el interior volvieron a funcionar las comunicaciones, pero el sensor seguía haciendo cosas raras.

La cámara de los explosivos estaba como antes, aparentemente. Por fortuna, Huk consiguio recalibrar el aparato y detectar cientos de rayos láseres que servían como sistema de alarma. La desconexión estaba al otro lado de la cueva, junto al panel que, en su día, sabotearon.  Querían averiguar si los explosivos habían desaparecido o si alguien había reparado el detonador. Tenían claro que sí, que el sistema volvía a estar operativo, pero eso no les bastó, había que entrar dentro.

Fueron a buscar a la nave al pobre robotito de limpieza y se lo llevaron a la cámara de los explosivos para que sorteara los láseres (cosa que hizo con bastante precisión), pero su problema vino cuando le mandaron manipular la caja de registro (donde estaba el detonador). La 808 no se da cuenta que Junior (sí, es el nombre del robot) es una máquina de limpieza y no está preparada para actuar con precisión. Su brazo sólo sirve para coger cosas del suelo y llevarlas a la bodega de carga (donde las aplasta convenientemente). Le pidieron abrir la puerta y se cargó el pomo. En un segundo intento, arrancó la puerta de sus goznes. El interior había quedado accesible, pero no habían sido muy discretos. Había tres botones con escritura rara (ni el emtradre ni el dataóptico supieron interpretarla). Dada la precisión de Junior, decidieron no probar los botones al azar. Uno de ellos seguro que era el detonador.

Nota del DJ: en una partida anterior descubrieron que los explosivos estaban en ollas industriales fabricadas por la Masalco. Aproveché la visita a la grieta para recordárselo.

De vuelta en la nave, decidieron informar de los descubrimientos al mando (¡Un informe al mando en mitad de una misión! Tuvieron que atender al pobre oficial de comunicaciones. ¡Es la primera vez en la historia de la 808 que hacen algo parecido!). Mientras recibían respuesta, Max consiguió relacionar los símbolos vistos en el panel de instrumentos con otros símbolos. Al parecer, habían aparecido en diversas instalaciones antiguas alienígenas en planetas a lo largo de toda la galaxia. En la respuesta del mando, además de corroborar el tema del alfabeto iroiendi (no hay evidencias, pero parece bastante probable) les apremian a que resuelvan el enigma. ¿Por qué están allí los iroiendi? Les agradecen y felicitan por el informe, pero les recuerdan que no están allí para hacer turismo.

Aquello hizo reflexionar al camarada capitán y decidió que la mejor forma de enterarse de lo que estaba pasando (al menos conocer globalmente Rexen) era irse…

De Turismo

La 808 abordó el ferry que comunicaba los diferentes asteroides. Aún no han comprendido porque el ferry sólo gira en un sentido y cada vez que lo comento dicen: «¡Qué cosa más rara!», pero nadie aclara el misterio. Los ferry pasan cada 20 minutos que es el intervalo de tiempo que tienen en cada asteroide para averigüar cosas, salco que quieran esperar al siguiente, claro.

Su primera parada fue Carum 1. Este asteroide tiene su supercie cubierta con estructuras semienterradas. Es una de las colonias más numerosas de Rexen y, oficiosamente, es la capital. Su prinicipal utilidad es servir de viviendas para la población de Rexen y el ambiente es muy libertario, para fortuna de la 808 que así pudo curiosear con tranquilidad. Allí conocieros a Maro Mai, uno de los especialistas de los cultivos hidropónicos de la ciudad. No hicieron buenas migas, pero gracias a él pudieron localizar las instalaciones médicas y descubrir que estaban gobernadas por una especie de secta solnudista. Aquello no les gustó mucho, pero les ayudó a sostener su tapadera de comerciantes con suministros médicos para vender. Su reticencia a llegar a un acuerdo (bueno, pues ya venimos luego si eso), no pasó desapercibida. Pasando por una de las zonas, camino del recinto médico, vieron muchas pancartas con contenido político, casi todas metiéndose con la RFP y en apoyo al esfuerzo defensivo del Sector Libertad.

Su segunda parada fue Gunsal, Aquí tampoco les pusieron muchos problemas para entrar, pero les preguntaron si venían a hacer algún turno de trabajo. Siguen sin comprender las complejas relaciones del Sector Libertad. Trabajar un turno en la fábrica no es obligatorio, pero si te quieres infiltrar con la población local y que estos te conozcan, lo mejor es que hagas las mismas cosas que ellos. Descubrieron que Gunsal es un asteroide factoría, con varias fábricas produciendo a todo ritmo: motores espaciales, vidrio y aleaciones, productos químicos y menaje del hogar. Esta última factoría les llamó la atención. Se llama Masalco y la relacionaron rápidamente con los depósitos instalados en Puerto Rexen. Buenos chicos.

Una parada más y llegaron a Ion. Se toparon en la puerta con el sonriente, amable y cabezota Mictor Cosal. No tuvo problemas en contarles que el asteroide era un planeta ganadero (aunque podrían haberlo adivinado por el olor), pero no les dejó pasar para inspeccionarlo. Mictor siempre se refería al comité para eludir cualquier tipo de decisión. «Si queréis hacer una visita, debéis hacer una petición al comité. Cuando ellos lo aprueben, os dejo pasar».

La siguiente parada fue Badur. Todo el asteroide está horadado por instalaciones mineras que son como torres de gran profundidad la mayoría y algunas con cierta altura por la que expelen diversos gases. Allí conocieron a Ben Hal, una suerte de capataz de las minas que no les dejó pasar de la zona de entrada. Si no están asignados a los turnos de trabajo no pueden pasar. Tú me entiendes camarada: «El enemigo interior es peor que el enemigo exterior».

Más problemas tuvieron en su siguiente visita: Icional. Allí Mas Carlo, que recibía los que se bajaban del ferry en la misma puerta. No les dejó pasar no les explicó que había en aquel asteroide y, además, intentó reclutarles para la causa vocista. Según su pensamiento, sólo podían ser tres cosas: trabajadores (y no lo eran porque el no los conocía), voluntarios para apuntarse a las milicias (y habían dicho que no) o espías (y sus preguntas haciéndose pasar por comerciantes eran muy sospechosas). La 808 se disculpó, todo ha sido un error y un malentendido, nos informaron mal, ya nos vamos, ya nos vamos, y se fueron.

El asteroide Drem, al que llegaron después, era una especie de cloaca desordenada. Toda su superficie estaba cubierta por cúpulas facetadas y en el primer nivel interior había cultivos y algo de ganadería, pero los niveles inferiores eran un abigarrado conjunto de chabolas mal colocaas, sin orden, sin concierto. Todo estaba cubierto por carteles propagandísticos en favor de la producción, del trabajo y de ¡la Libertad! A la 808 le dio muy mal rollo aquel ambiente. Varias veces les preguntaron si habían venido a unirse a los trabajadores de la Libertad y no dejaron de vigilarlos en todo momento, aunque creo que ellos no se dieron cuenta.

Pudieron ver Adur de lejos (el ferry no pasaba por él) y les llamó la atención su estructura de patata medio pelada (como a tiras). Decidieron que tenían que visitarlo en otro momento. No se detuvieron mucho en Quisam y Maral. Tenían la sensación de que estaban viajando a asteroides cada vez más pobres o peores o, peor aún, con elementos más radicales con los que podrían meter la pata con alguna respuesta. Decidieron recabar un poco de información en el propio ferry. Así se enteraron que Quisam es un planeta agrícola y residencial que tiene enormes cavernas y que los habitáculos están construidos en toda la superficie de la caverna (la gente está cabeza abajo de sus vecinos del otro lado de la caverna). Maral es un sistema residencial solo apto si no tienes donde caerte muerte. Es la cloaca de Rexen (dicho por gente de Rexen. ojo).

Nota del DJ: Los jugadores no se dieron cuenta, pero el trato recibido en los diferentes sitios fue muy diferente. En Puerto Rexen, Carum o Gunsal les recibieron con cierta hospitalidad, en Ion con mucha burocracia, en Baldur con antipatía y en Icional y Drem con abierta hostilidad. El problema es que la 808 ve a los habitantes del Sector Libertad como un conjunto de radicales; tienen demasiada horas de influencia de la propaganda de la RFP. Sin embargo, si quieres conocer el Sector Libertad, debes comprender que no es homogeneo, no es un bloque, hay facciones y algunas son amables y otras no. A partir de ahora, a los amables los llamaremos Libertarios; a los estrictos de Ion, Mano Blanca; a los antipáticos de Badur, Hijos de la Voz; y a los hostiles, Sol Negro. Existe un quinto grupo en Rexen, pero aún no se han topado con ellos; a esos los llamaremos Rexen libre.

Volviendo a Puerto Rexen, el sensor de Huk volvió a dar lecturas erróneas al acercarse a Carum 2. Sabían que era un asteroide residencial similar a Carum 1 (ambos son de la misma época) y las lecturas que leyeron les recordaron mucho al sistema de ocultación de los explosivos de Puerto Rexen. Ya en el puerto, decidieron ir a investigar Carum 2, pero no parecían dispuestos a dar otra vez toda la vuelta en el ferry (tardaba horas) así que se agenciaron una de las vagonetas mineras que habían visto pulular por el espacio. Estas vagonetas no tienen cabina, ni presurización. En realidad son vagonetas de carga, no están pensadas para llevar pasajeros, pero no hay ninguna autoridad espacial que te impida usarlos y la gente los utiliza como si fueran bicicletas espaciales.

Cogieron una de las vagonetas para acercarse a Carum 2…

Nota del DJ: pensaron en todo momento que la estaban robando. Tendríais que haber visto su preocupación por si les “pillaban”. Luego, cuando les expliqué que eso estaba en el Sector Libertad y que la propiedad (ni el robo) existían, se tranquilizaron, pero empezaron a preocuparse de que llegara cualquier listo y se la “quitara” y no pudieran volver de Carum 2. No voy a hacer carrera libertaria de estos refepos.

… y una de las primeras cosas que observaron fue a una de esas criaturas peludas alejándose de ellos de un salto y largándose a otro asteroide (cuña publicitaria: TCM). Siguiendo las distorsiones llegaron a una zona externa de Carum 2 y allí, tras el camuflaje, descubrieron una superficie metálica completamente lisa. Un investigación muy detallada reveló ciertas líneas circulares. El sensor, un poco atontado por la interferencia del camuflaje, les dijo que tras los círculos había un hueco, pero no parecía que hubiera una forma de abrir aquello desde dentro. Si querían descubrir lo que era, habría que entrar en Carum 2. Por una extraña razón, aquello no les pareció buena idea y decidieron volver a su nave e informar al mando.

Nota del Dj: ¡Informar al mando! ¡Esto lo que quieren es matar al pobre capitán de un infarto! ¡Dos informes de misión en pocas horas! ¡Lo nunca visto!

Tras una tensa espera, el mando les informó que lo que habían descubierto en Rexen tenía cierto parecido con las instalaciones defensivas iroiendi descubiertas durante la Batalla de Adrasta (cuando el Baron Hasell atacó la base y decenas de misiles guiados acabaron con sus naves). Si el mando no está equivocado, eso es una rampa de lanzamiento de misiles.

¡Ah!, una cosa más. Los tecnos han identificado el patrón de la estructura que atacó al RFP Obselus. Parece un equipo destinado a una dársena espacial. Quizás eso os ayude en vuestra misión. ¿La recordáis?

¿Descubrir qué puñetas quieren los iroiendi de Rexen?

Etiquetas: ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: