Posts Tagged ‘CS_05’

Etapa IV: Puente la Reina – Estella. 24 Km.

22/08/2005

Gracias a Chema, otra vez fuimos casi los últimos en abandonar el albergue, él y su amor a las sábanas. Menos mal que fue compensado con un desayuno en el “Angelote”, con esas madalenas, muy buenas, tienen unas madalenas muy buenas, ¿tiene madalenas?, muy buenas,…

A la salida del pueblo, en el puente que da nombre al pueblo, nos hicimos la foto para Toni, la idea era ponernos los tres con las camisetas del Max Max y encuadrarla a ver si nos la ponía en el pub, ya que cada vez que cierra en verano, no sabemos lo que hacer y nos vamos al Camino de Santiago. La realidad es que nunca nos acordamos de encuadrarla para regalársela.

Las de Barna ya se han convertido en compañeras de viaje, son megapreparats y minigrinas, pero bueno, hacen compañía, al final se les acaba tomando cariño jejeje. La verdad es que la compañía era de agradecer, porque la etapa era horrible, la Autopista se ha quedado con el Camino de Santiago, y encima está sin acabar, que todo son obras, por lo que entre el sol, que pegaba con ganas, y todas las subidas y bajadas de pedregales y kilómetros extras (¡¡5, nos han añadido 5!!!) que te regalaban las obras, llegamos a Lorca secos, y algo cansados. También pudo ser debido al ritmo, que fue bastante bueno.

En Lorca comimos unos bocatas en la calle a la sombrita, y Perico se dedicó a curar unas ampollas terribles que le habían salido a Montse. En momentos así es cuando uno se percata de lo cabrones que somos los valencianos, ya que mientras Perico arrojaba alcohol sin piedad en la llaga que le había salido a Montse, los madrileños le daban de su brebaje mágico para que le doliera menos (llevaban una petaca de ron), Gloria le apretaba la mano para que la sintiera próxima compartiendo su dolor (alguna cosa de esas pensaría, que para eso son mujeres), y Sento decía algo como “bordón de peregrino, 6 €, mochila de 40 litros, 40 €, ver llorar a una catalana a manos de un valenciano,… no tiene precio”. Montse cuando se enteró intentó matarlo, pero esas llagas asesinas que le habían salido, le permitieron salvar la vida a Sento.

Después de una siesta en la plaza del pueblo, seguimos camino a Estella. El sol sigue haciendo de las suyas y hemos acabados todos que parecemos Sebastián, el cangrejo de la sirenita. Menos mal que quedaban plazas en el albergue, eso si, las últimas, así que lo de siempre, ducha, lavado ropa y a curar heridas, principalmente las de Montse, que dan miedo. La idea era dar un paseo después, pero no ha habido manera, Sento ya tiene la rodilla destrozada, como siempre, y las ampollas de Montse también le recomiendan quedarse en el albergue, así que los supervivientes se dedican a hacer la compra.

La cena, arroz a la cubana, chorizo, panceta, vino, pacharán… vamos, de aúpa, el final del pacharán en la terracita acompañado de unos cigarrillos, hasta que nos pegan el toque por fumar al lado del depósito de gas, no lo habíamos visto je je je.

Eso si, los del albergue unos estúpidos, un peregrino llegó muy tarde y no quisieron acogerlo, le hicieron continuar, menos mal que los madrileños, que estaban en un pajar que pertenece al albergue, lo capturaron y le dieron cobijo.

Etapa III: Pamplona – Puente de la Reina. 24 Km.

21/08/2005

Esa mañana empezamos desayunando en la pastelería de los angelotes, Txema nos la había recomendado mucho, porque la noche que se perdió en Pamplona paso unas 7 veces por delante. No hay como empezar el día con un buen café y una napolitana recien hecha… estuvimos un rato de charreta con los camareros y cuando les pedimos el sello para la credencial se quedaron muy sorprendidos, era la primera vez que alguien se lo pedía… Al final les acabamos comprando unas magdalenas de chocolate para el almuerzo.

Empezamos a andar para dejar Pamplona y cruzamos por el campus de la Universidad de Navarra (dan ganas de matricularse de algo) donde pese a ser Domingo, nos pusieron el sello.

Después empezamos a tirar hacia Zizur la Menor. A la salida de Pamplona tuvimos nuestro primer encuentro con los campos de cereales, allí no nos molestaron mucho ya que era aún temprano (nuestra costumbre de no ir con prisas) y había alguna nube.

De todas formas no podíamos apartar la vista de la impresionante iglesia que nos llamaba desde la colina de Zizur, la iglesia de los Sanjuanistas con su bandera de la Orden de Malta al viento.

Al llegar a la iglesia nos encontramos con David, uno de los franceses que nos acompaño de vinos por Pamplona. Se había jodido la rodilla e iba a intentar quedarse allí ese día para descansar… nuestra experiencia en el Camino nos decía que Santiago lo iba a mandar a casa al día siguiente… una pena, porque era un buen tipo.

La iglesia estaba cerrada, pero el albergue estaba enfrente y parecía haber alguien, fuimos a preguntar si tenían llave y efectivamente, nos abrieron la iglesia y estuvimos un rato visitándola y leyendo la historia de la orden y de algunos de sus Maestres y Santos.

En Zizur también está la iglesia de San Miguel e intentamos visitarla, pero no pudo ser, esta estaba cerrada, no había gente alrededor a quien preguntar, y pese a que se acercaba la hora de la siguiente misa a nosotros nos quedaba el Alto del Perdón y no podíamos demorarnos más.

Tiramos a andar y empezamos a darnos el relevo con un trío de portugueses muy cachondos, en realidad eran 2 + 1 porque iban haciéndose la goma durante todo el camino.

La subida al Alto del Perdón es como empinada y lluviosa, pero sin el como y lo peor es que descubrimos que los lugareños suben por una cuesta MUCHO MÁS EMPINADA que los peregrinos. Txema atacó a la subida y Perico y Sento se las vieron y desearon con sus capas de agua (que si sopla el viento no hacen mucho efecto) pero acabaron subiendo sin que el Peregrino-Roncador les cogiera demasiada ventaja.

Desde la cima del Alto la vista es impresionante como también es impresionante el café que te prepara un peregrino Inglés que forma parte de una asociación que montan un tenderete allí arriba todos los años entre primavera y otoño. Tras un rato para reponernos cuerpo y alma (no muy largo porque hacía bastante frío y aire) Txema y yo nos dispusimos a afrontar la bajada, Sento, simplemente, cerro los ojos y murmuró una oración “Que no me pase na, y si me pasa, que me los lleve por delante”

Al bajar bajando nos encontramos con el grupo de quebecuás con los que estuvimos hablando a ratos en inglés (Txema y yo) a ratos en francés (Sento, el muy traidor). Los quebecuás estaban convencidos de que eramos los tres hermanos y más concretamente Txema y Sento mellizos… ¡Casí ná! Sigue creciendo la leyenda de los peregrinos hermanos, fomentada por las madre de Sento y Txema.

Llegamos a Uterga y paramos a comer, como diría Txema Muy Bien, y tiramos p’alante bajo el sol buscando un buen árbol donde dormir la siesta. Buscando, buscando le salvamos la vida a los portugueses que se habían equivocado de camino.

Por fin encontramos nuestro árbol en un campo de trigo y nos pusimos a roncar… Entre las brumas de la siesta recordamos a varios peregrinos que, pasando por nuestro lado, se paraban a admirar tan adorable estampa, incluso alguno nos hizo fotos…

Después de la siesta seguimos andando camino de Obanos… cuando llegamos nos damos cuenta que se nos habían perdido 2km. que según la guía estaban, pero que nuestros ya expertos pies sabían que no habían recorrido.

Txema quería desviarse en Obanos para ver una iglesia que está a unos kilómetros y desde la que se puede llegar a Puente de la Reina. Al final, pensando en que estaría cerrada no nos desviamos… luego resultó que SÍ estaba abierta. 😦

Finalmente llegamos al albergue y procedimos a la combinación típica de “Ducha + Masaje”. Txema además le añadió un masajito por parte de Gloria. La verdad es que estábamos un poco alterados ya que mientras nos preparábamos para la ducha La Danesa (una bailarina que estaba haciendo el camino sola y en minifalda) decidió regalarnos unos estiramientos delante de nuestra misma cara… menos mal que no quedaba agua caliente…

Txema asiste a la misa del Peregrino mientras Sento y yo fuimos a cazar la cena de macarrones a la que las catalanas aportaron el vino.

Después de cenar fuimos a por el preceptivo pacharán junto con las catalanas, Manuel, Pepe y Brian.

A la vuelta al albergue Sento decide subir a dormir, pero se encuentra con un peregrino borracho que se cae desde la parte de arriba de la litera…

Txema y yo nos quedamos de charreta con el grupo y descubrimos lo que estaban ocultando las catalanas: al nuevo Batman (Montse) e inevitablemente al nuevo Robin (Gloria).

Si no hay pacharán, no dormimos…

Etapa II: Zubiri – Pamplona. 21 Km.

20/08/2005

La noche anterior empezamos a hacer migas con un grupo de peregrinos: dos chicas de Barna, una logroñesa y su marido francés y dos chicos de Valencia (Montse, Gloria, Bea, Didier, Brian y Pepe), si llegamos a saber lo que nos iban a hacer después… hubieramos salido corriendo 🙂

Estuvimos metiendoles un poco el miedo en el cuerpo mientras les hablabamos de Txema, al que el cansancio había podido y se había quedado a dormir en Larrasoaña. Les comentabamos lo bien que se duerme conél cuando le da por roncar, lo del temblor de tierra, la anecdota de Barbadelo del año pasado…

El día de hoy empezaba con la emoción de los franceses encendiendo la luz a las 06:45, aunque hemos seguido en la cama hasta las 0715.

Después hemos empezado a andar con algo de calorcillo. Hemos andado bien hasta llegar a Larrasoaña, donde hemos recogido a Txema.

Con Txema hemos desayunado y estando en ello ha llegado el grupo de peregrinos arriba mencionado que han reverenciado a Txema como a totem indio ante la cara de incredulidad de Txema: “Pero que les habéis dicho de mi… cabrones”

Txema aprovecha la parada del desayuno para comprarse un bordón, en palabras del posadero: Contra alimañes masculinas, femeninas y neutras que te va a venir muy bien para el barro.

Txema no se creía lo del barro, pero con lo que ha llovido hoy durante la etapa… la verdad es que le ha venido MUY bien :-D. A lo largo de la etapa hemos ido coincidiendo con el grupete de peregrinos y asentando la camaradería peregrina.

Llegando a Arres hemos pasado por el Antiguo Casino Carlista y hemos parado a almorzar un poco. Estando allí nos ha alcanzado Gloria, que ha dicho que se lo deja aquí…

También ha ocurrido un momento de telepatía Txema-Sento al producirse un incidente con un copazo de pacharán… Txema no quería, en un principio, pero al ver el tamaño de la copa de pacaharán que se iba a tomar Gloria se ha levantado para decirle a Sento que le pidiera una a él… Sento volvía con 3 copas en las manos… Se han abrazado y han llorado como niños…

El pacharán ha animado el camino hasta Pamplona que se ha hecho corto. Hemos encontrado con facilidad plazas en el albergue y hemos salido raudos a intentar comer algo, porque se había hecho un poco tarde…

No ha habido forma y en habiendo visto que en el albergue había cocina decidimos preprarar nuestro plato especial Spaguetti Alemana al llegar al albergue descubrimos que la cocina se limita a un microondas…

Después de comer, ducharse, dar palique a las catalanas y lavar, hemos salido de chatos por Pamplona. Lanoche parece presentarse interesante…

Cerraban al albergue a las 2200 así que tuvimos que hacer las cosas más bien rapidito…

Etapa I: Roncesvalles – Zubiri. 21 Km

19/08/2005

Nos levantamos con buen ánimo y empezamos a andar… Bueno, ya sabéis, montamos el paripé estirando, pusimos cara de peregrinos duros, nos quejamos de que no hacía sol, fumamos un par de pitis, vimos hasta a los ciclistas irse y después andamos nosotros… Como siempre.

(more…)

Etapa : Previa Valencia – Roncesvalles

19/08/2005

Al empezar este camino, Sento y yo vimos algunos compis en la estación del Norte y por otro lado a Txema y a Sergio. Nos tomamos un café con los compis mientras Txema y Sergio se dispersaban y al volver Sergio ya se había ido… cachis…

Subimos al tren a Tarragona y Txema extenuado por los excesos de la noche anterior se tumbó a dormir, no sin antes soltar su primera frase: Para llevar menos peso he cambiado los calzoncillos por tangas . Mientras tanto y muy sorprendidos porque no nos roncaba nada, Sento y yo vimos la peli del tren “La casa de las dagas voladoras”.

En la estación de Tarragona mis compañeros se sorprendieron de que te cobren hasta por ir al baño… he de recordarles que aquello es cada vez menos el mismo país, la misma cultura… 😦 (more…)

Camino de Santiago 2005

18/08/2005

En este año del Señor de 2005 emprendimos de nuevo la aventura de pregrinar al lugar de reposo del Señor del Trueno…

A continuación las etapas, los sudores, los ardores, las curas, las trampas, los trucos, las ampollas… todo lo que podamos ofreceros… ya no es nuestro, es de todos.

En este año recorrimos menos distancia, andamos menos días pero hicimos muchos amigos y gracias a ellos os podemos oferecer también todo esto…

Esperamos que lo disfrutéis al menos tanto como nosotros.

Los ogri-peregrinos, casi vascos, ex-presidiarios…

(more…)

Aquellas frases que marcaron el Camino 2005

17/08/2005

Un nuevo Camino provoca una nueva colección de insolaciones e intoxicaciones, el resultado el de siempre, una lista de frases sin demasiado sentido pero que resulta graciosa para los que estuvieron cerca de los acontecimientos.

(more…)


A %d blogueros les gusta esto: