Eberron, Los Ignotus

by

Eberron

Juego Eberron
Fecha 21-12-2008
Campaña Los Ignotus
Lugar Casa Lohen
Asistentes J.C. (Kat), Juan (Trasto), Chema (Alexander), Scott (DJ), Sento (David)

Sharn, Breland

Después de nuestro encuentro con la policía de la ciudad, regresamos a la posada, allí nos esperaba nuestro compañero Trasto, un constructo varón del que ya no recuerdo desde cuando nos acompañaba. Mientras le contábamos a trasto lo sucedido apareció un humano, en su mano derecha lucía un anillo con el escudo de la casa Cannith, una casa dragonina, que nos entregó una nota y se fue.

Si sabéis la verdad sobre la muerte de Bonal Gelden, acudir a la taberna del yunque roto al amanecer


Le preguntamos a la tabernera por la dirección del Yunque roto y nos dice que está en la torre de los masones, en los niveles inferiores, por lo visto está bastante cerca.

Por la noche, ya que trasto no necesita dormir, decidimos que sería el más apropiado para hacer las guardias, así que mientras él vigilaba y Kat descansaba en la cuadra (lleva muy mal lo de estar en una ciudad), yo me dediqué a terminar de sanar a Alexander de las heridas de combate, las que le había producido Kat (suponemos que accidentalmente).

La taberna a la que teníamos que acudir, el Yunque Roto, pertenecía a la casa Ghallanda, casa de la hospitalidad perteneciente a los haflings, y después de hablar con diferentes ciudadanos conseguimos averiguar donde se encontraba. Allí la hafling encargada del local nos pidió que la acompañáramos a una mesa en un rincón en la que se encontraba una mujer humana, Elaydren D’Vown, quien también portaba el anillo de la casa Cannith. Nos invitó a sentarnos para hablar de la muerte de Bonal, el preboste Bonal Gelden, quién al parecer estaba investigando como recuperar una reliquia familiar de la casa Cannith, reliquia que fue escondida en una forja en una época en que todos los reinos eran uno. La localización de la forja aparecía en un viejo diario de la familia y la reliquia en cuestión al parecer es un disco de adiamantita con la forma de una estrella de 7 puntas, de unas 10 pulgadas, sin ningún poder especial, parte del esquema de los artificieros de la casa Cannith.

Elaydren nos pidió el diario de Bonal, que en contra de lo que pensábamos inicialmente no era su diario personal, sino el diario de la casa Canith que estaba estudiando. Al aproximarlo al anillo, el anillo empezó a brillar y al diario comenzaron a aparecerle texto, esquemas, gráficos, planos… Elaydren revisó el diario hasta que encontró un mapa que separó del diario. El mapa era de la ciudad de Sharn, pero en una época muy anterior, según este plano, la forja se encontraba en el fondo de la torre Dorasharn, a 57 niveles por debajo del alcantarillado actual.

Negociaron con Elaydren los beneficios de la misión, llegando finalmente al acuerdo de 100 m.o. por anticipado y 900 m.o. al cumplir la misión. Cuando le describimos el combate que mantuvimos con el asesino de Bonal, nos dijo que, por lo que le contábamos, el asesino era un siervo del señor de los filos, un profeta constructo que habita en las tierras inhóspitas.

Preparamos el material para la misión:

  • Cuerda
  • Linterna sorda
  • Aceite
  • 3 Pergaminos reparación objetos
  • Comida para 2 días
  • Ganzúas
  • Agua
  • Material escalada

Según el plano, podemos acceder por la zona de válvulas 213, en el interior de la torre Dorasharn, por lo que hacia allí nos dirigimos. Bajo de la torre, después de múltiples vueltas sin localizar nada digno de mención, dimos con un sitio al que llamaban el Mercado de las Ratas.

El Mercado de las Ratas estaba lleno de goblins rebuscando en la basura, siendo uno de ellos es el líder, ya que no hacía más que gritar, desde arriba de la montaña de residuos, a los demás que no se preocupen, que había comida para todos.

En ese momento, misteriosamente, a Alexander se le ocurrió que sería interesante hablar con los de la casa Cannith de la ciudad por si se piensan que estamos robando, o por si Elaydren no es realmente quien aparenta ser.

Después de esta reflexión, Alexander trató de que Skakan, el goblin líder, nos indicara como llegar a la válvula, pero éste nos intentó cobrar 100 m.o. por llevarnos hasta el lugar. Conseguimos que lo hiciera por 5 m.o. y una tabla con su nombre, accedió y nos llevó a un estrecho pasadizo del que descendían unas escaleras, donde nos dejó. Según descendíamos aumentaba el olor a cloaca y los ruidos de líquido goteante.

Al final de las escaleras nos encontramos una emboscada, dos cambiantes y un forjado nos pidieron el diario de la casa Canith, nos negamos y empezaron las hostilidades. Se repartieron tortas a diestro y siniestro, mientras, de vez en cuando, salían chorros de agua de alguno de los 12 tubos que allí se encontraban. Los cambiaformas acabaron durmiendo gracias a un pergamino de Alexander, y Kat y yo acabamos con el forjado, del que salió otra nube de humo, que ahora ya sabemos que se trata de un mensaje para el Señor de los Filos.

Después del combate interrogamos a los cambiaformas y requisamos las 10 mo que llevaban. Ahora solo nos queda decidir hacia donde continuamos….

David Leghbreaker, discípulo de Dol Dorn.

Etiquetas: ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: