Eberron, la hoja del alma (4)

by

Eberron

Juego Eberron
Fecha 31-10-2010
Campaña Los Ignotus – Susurros de la hoja del Vampiro
Lugar Valencia II
Asistentes Scott (Director de Juego), Sento (David), Leo (Silqüalin), Lohen (Mordekai), J.C. (Kat), Juan (Trasto)

En algún lugar del cielo cerca de Puerto Trolan

La última vez que escribí estas líneas, la nave en la que viajábamos se encontraba en caída libre después de un ataque, no había esperanza de sobrevivir, nadie tenía una idea de como salir de aquello, sólo quedaba rezar:

En el día más brillante, en la noche más oscura, el mal no escapará de mi vista. Que aquellos que adoran al mal teman mi poder: ¡el poder de Dol Dorn!

Y el poder de Dol Dorn se manifestó de manera inesperada, Trasto tuvo una idea brillante (obviamente gracias a Dol Dorn). Se le ocurrió que nos escondiéramos todos en la bodega interdimensional que habíamos visto en el sótano. Teníamos una posibilidad de sobrevivir y a ella nos aferramos todos los que en la nave nos encontrábamos. Corrimos hacia el sótano y conseguimos entrar todos, incluyendo al capitán y sus tripulantes.

Se escuchó un fuerte golpe, el hilo que unía los espacios tembló, intentamos abrir la puerta, imposible, ¿nos habíamos quedado atrapados en otro mundo?, por si fuera poco, inspeccionando la bodega, encontré un ataúd, que fue bendecido inmediatamente. Finalmente Trasto intentó abrir la puerta y esta cedió, los mundo seguían unidos, simplemente estaba atrancada.

Gran alegría al salir al exterior, todos estábamos vivos y además, Kat nos esperaba en el exterior, Dol Dorn nos había permitido sobrevivir a esta dura prueba, lástima que otros pasajeros del barco rezaran al Dios equivocado, ellos no sobrevivieron. Pese a ello les dimos sepultura y recé una oración por sus almas. El piloto del esquife en el que Kat se encontraba confesó que eran soldados de la Garra Esmeralda, tenían que encontrar a Lucan y su espada, no esperaban que nosotros estuviéramos allí.

A lo lejos se distinguía una fortaleza, estábamos cerca de Puertadura, un puesto avanzado en la frontera de los Brelios. Antes de partir me dediqué a sanar a los marineros que estaban heridos, mientras Sombrita recuperaba nuestra carta de pago.

Una vez en Puertadura, pudimos ver que tenía estación de rayocarril, el próximo pasaba en tres horas y ya habían vendido varios billetes para el mismo, aunque la descripción de los compradores no coincidía con la de Lucan o su hermana. No había tiempo para más investigaciones, compramos 6 billetes y nos dirigimos al rayocarril.

En el acceso unos guardias trataron de impedir que subiéramos, acabamos con ellos, pero en ese momento dos bandas de murciélagos nos atacaron, estaba claro que alguien quería impedir a cualquier precio que subiéramos, la próxima vez tendría que hacerlo mejor.

El interior del rayocarril estaba divido en compartimentos, y éstos estaban forrados en plomo, el detectar el mal del Paladín no nos iba a servir esta vez, tendríamos que hacerlo uno a uno.

El revisor no estaba por la labor, no nos quería facilitar la lista de pasaje, así que montamos guardia en cada uno de los 8 departamentos. Cuatro departamentos, de los ocho ocupados, pudimos descartarlos antes de la primera parada. Seguimos con nuestra vigilancia sobre los otros cuatro, pero el segundo día de viaje tuvimos que interrumpirla, unos seres, volando sobre animales, asaltan el tren.

Los seres eran nueve forjados, y venían a por nosotros, quieren el esquema. No recuerdo quién fue el mentiroso del grupo, pero pese a que no acepto la mentira, siendo que era contra seres malignos tengo que reconocer que no estuvo tan mal como para reprobarlo. Le dijeron a los forjados que el esquema estaba en poder de Lucan y que nos ayudaran a recuperarlo, lástima que no funcionara, hubiera evitado la batalla que siguió a la conversación.

Casi fallezco en el combate, Isilmo cayó inconsciente, Trasto no tenía uno de sus mejores días y no conseguía golpear a ninguno de los forjados,… menos mal que Mordekai nos acompañaba, cada golpe que daba un forjado caía. Kat no se quedó atrás, el sólo acabó con el líder de los forjados. Viendo la evolución de la batalla, los pilotos de las aves huyeron rápidamente, pero, aprovechando la confusión, Lucan también huyó.

Lo perseguimos como pudimos, pero se transformó el lobo y no pudimos alcanzarlo. Y aquí me encuentro ahora, rezando por el alma del valiente paladín, que no pudo sobrevivir al último combate, un gran compañero, un gran amigo y un gran aliado, Dol Dorn lo tenga a su lado….

David Legsbreaker

Inventario

Etiquetas: ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: