Pathfinder: The Principalities of Glantri (XII)

by

Pathfinder-Logo-600x257

03/03/2019. Pathfinder. Juan (DJ), Scott (Kravin), JC (Karil), Sento (Englier)


Por si no os acordáis os dejamos en la última partida justo cuando nos encontramos con Udan, el hermano de Kano, los dos Goblin que huyeron con Irila de Glantri. Udan estaba deforme, parecía famélico, pero por lo visto tenía ganas de hablar, así que aprovechamos y le preguntamos para qué demonios necesitaban la menta de serpiente, y la respuesta fue que para transformar a los elementales, las serpientes que veíamos en el interior de las columnas eran transformadas en elementales de aire, fuego y tierra.

Intentamos continuar la conversación, pero a Udan se le pasaron las ganas, así que al grito de “¡Si no podemos salvar a Halav, lo vengaremos!” todos se lanzaron al ataque. El primero Kravin, con un potente hechizo contra Udan, aunque se oye un “rebota rebota que en tu culo explota”, y el hechizo no le afecta.

img_20190303_172201

El siguiente es Englier, el paladín, si, si, el segundo, menos risas, que sí, que atacó antes que Karil, puede que fuera porque Karil se reservó y quiso esperar a ver que hacía Udan, pero lo verdaderamente importante fue que Englier fue el segundo. Y justo en ese momento es cuando se vio la suerte que tienen algunos, para una vez que el que carga el primero es el paladín, resulta que a mitad camino había un cubo gelatinoso con un texto en su superficie inferior que decía “Espero te guste Karil”, cubo que se comió Englier con patatitas

Entre mamporro y mamporro, alguien grita “Udan tiene algo en el cuello, es como una especie de gusano que lo manipula!”, a lo que alguien responde “Mierda, el DJ también veía la serie Stargate”.

Sigue el combate, el chakram de Karil golpea a Udan, pero no le hace daño por fuego, la sala está protegida contra el fuego, lo que se convierte en un problema para el mago. Kravin lanza un hechizo sonoro y un puñetazo de energía golpea el cubo gelatinoso haciendo que el cubo (con Englier dentro), salga despedido contra la pared en la que se encuentran Udan y Karil peleando, es más, por poco no se lleva Udan un mazazo de Englier por el camino, se salva porque Englier estaba paralizado.

Cuando empiezan a organizar el ataque las columnas explotan, saliendo dos elementales de fuego y uno de roca de ellas. Por si no fuera bastante, Karil recibe un golpe con un extraño bastón, surgen canas de sus sienes, y comienza a sentirse más flojo y débil. Ante esta sensación solo le queda transformarse en dragón, recupera sus energías y golpea a Udan de manera tan brutal que lo mata.

Cuando creíamos que aún tendríamos que ocuparnos de los elementales, vimos como uno de los de fuego se puso encima del cadáver de Udan y comenzó a quemarlo, y con ganas, con muy mala leche, cualquiera hubiera dicho que se trataba de una venganza (y hubiera acertado).

Los elementales podían hablar, los que habían salido de las columnas, los que seguían dentro habían muerto, así como a las serpientes pendientes de transformación. Resumiendo rápidamente el proceso, nos cuentan que con las hierbas controlaban a las serpientes, luego las fusionaban con los elementales, generando unos elementales esclavos. Ese era el laboratorio en el que estaban creando el ejército, y por lo visto llegamos muy tarde, ya hay creado un ejército de algo peor que elementales dominados.

No sabíamos cómo salir de la sala, por suerte los elementales que habíamos liberado nos dieron armaduras para que podamos bajar a la parte inferior, allí encontraríamos a 1, el otro Udan. Las armaduras eran de roca con una movilidad muy limitada, pero se trataba de las mismas que usaban la de los seres con los que nos enfrentamos días antes, es decir, eran brutales!

Por otro sifón llegamos a la guarida de 1, y no molaba nada. Había un portal dimensional, un Goblin champion, un minotauro y 1, que era igual que 2 (con su gusano y todo), al lado suyo unas mesas conectadas a unos tubos formando un conjunto muy extraño de funcionamiento desconocido. En lugar de correr a por ellos como siempre, se inició una cháchara indiferente entre 1 y Englier a fin de que Kravin y Karil tuvieran tiempo de quitarse la armadura.

img_20190303_184853

Karil ataca, encontrando dos trampas por el camino que esquivó en el último momento (otra vez lo estaban esperando). Uno le responde con un rayo de desintegrar, Englier se abalanza sobre el Goblin champion, pero no llega ya que una gigantesca roca pasa sobre él y sobre Kravin. Un hechizo deja atontado a Karil, así que Englier se lanza a por Udan, algo que aprovecha el Goblin Champion para golpearlo. Kravin acaba con el minotauro con un cono de frío, pero el despiste le cuesta acabar pegado al techo por un hechizo de Udan. Englier consigue acabar con Udan, pero el Goblin Champion lo persigue golpeándolo sin parar. Justo cuando estaba a punto de caer Karil queda libre del hechizo, se lanza al ataque y con su ayuda Englier acaba con él.

Finalizado el combate lo primero fue destrozar todo lo maligno de la sala (el sillón de orejas, el astrolabio,…) lo que hizo que se perdiera la protección de la sala contra elementales, así que al momento dos elementales enormes llegan a la sala, según ellos Udan estaba al mando. Las armaduras las fabricaban los elementales de tierra y fuego y habían hecho varios miles, por suerte solo duraban un mes, pero desde el momento en el que te las pones, y además nadie sabe dónde se encuentran, solo que se las llevó el minotauro barquero (que por cierto era el que estaba en el suelo).

Kano e Irila estuvieron aquí viviendo con Udan unos meses y durante su estancia hablaron de coger un barco en la costa cerca del pueblo en el que hacen los sacrificios.

img_20190303_202824-1

Los elementales estaban como nosotros, el acceso a sus dioses elementales también había sido bloqueado. Nos agradecen nuestra ayuda y se ofrecen a llevarnos a la superficie, algo que aceptamos porque no sabíamos por dónde salir, así que tras registrar los cofres de la sala (donde encontramos monedas y gemas varias), a través de una especie de burbuja parecida a la que usa el barco que atraviesa la tierra, nos llevan a Sambay, cerca de Jahore, la ciudad de la pirámide en la que sacrificaban humanos.

Ya en Jahore buscamos a Irila, con su descripción averiguamos que intentó contratar un barco sin decir dónde se dirigía, así que fracasó. Lo volvió a intentar en el mercado, en el gremio de marineros, donde la recordaban, el gremio no quiso alquilarle un barco por los 20 días que decía que iba a necesitarlo. Se marchó muy alterada y estuvo preguntando por una bebida muy particular muy fuerte con ciertas propiedades narcóticas (sangre de árbol o similar), a la que recordamos está enganchada.

Buscando una parada que vendan licores encontramos un puesto que nos recomienda ir a casa de una mujer que fabrica un licor muy similar a lo que Irila busca, la casa Barki, una mujer medio loca que vive sola en medio del campo, que hace uno de los mejores y más fuertes licores del pueblo.

Parece que la mujer cuida animales grandes, muy grandes. Y justo cuando pensamos en los animales, algo cambió, un escalofrío recorrió nuestra espina dorsal, era una sensación, como si hubieran unos seres que jugaran con nuestras vidas y hubieran decidido cambiar de juego. Pero como decía el sabio Teineins, los dioses no juegan a los dados, así que seguimos camino hacia casa de Barki, y cuando llegamos… cuando llegamos lo veremos otro día, porque compañeros, son las 21:00 h.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: