Pathfinder: The Principalities of Glantri (XI)

by

Pathfinder-Logo-600x257

190217 Pathfinder. Juan (DJ), Sirvent (Oswyn), Leo (Hanka), Scott (Kravin), JC (Karil), Sento (Englier)


Tras acabar con los girtablilu en la partida anterior, procedemos a recorrer la gruta, encontrando una zona en la que parece haber algún tipo de laboratorio alquímico. En el interior hay un girtablilu con unos frascos en las manos, debía ser el alquimista. Como habíamos llegado en plan Hare Krisna, intentamos hablar con él antes de partirle la crisma, pero en cuanto Englier mencionó a Udan, el girtablilu dejó caer los frascos y se fue atravesando el suelo (o fundiéndose con él, no quedó muy claro).

img_20190203_202215

Encontramos otra sala reseñable, era una zona de cría custodiada por dos grandes hembras y llena de crías de girtablilu de 1’5 metros aproximadamente. Y como a las madres se les respeta (y más a éstas, que pueden calzar 8 chanclas), pasamos de largo, por un pasillo ascendente que desembocó en una habitación enorme con una puerta de la que salía un calor abrumador.

Hanka iba de avanzadilla oculta en las sombras, así que sin ser detectada pudo ver en la sala a un girtablilu que parecía el jefe, otro con una capa que podría ser un mago, el alquimista que habíamos visto y otros cuatro con pinta de guerreros. Volvió para informarnos y decidimos optar otra vez por la vía diplomática (seguíamos en plan Hare Krisna y no nos pegaba nada), así que entramos anunciándonos y preguntando por Udan (again).

Algo olía a cuerno quemado ya que al llegar ya nos faltaban dos guerreros. El jefe parecía comunicativo, hablamos con él y nos dijo donde estaba Udan pero entre risitas nos dijo que no podríamos llegar hasta él.

Cuando ya nos retirábamos Karil recordó que lo que salía de la pirámide era una nube de humo con forma de escorpión, y estos tenían mucha pinta de ser sus seguidores, así que Englier para en seco y se va a por el más cercano (se acabó la vía Hare Krisna y se inició la vía Chuck Norris)

El mago cayó rápidamente a golpes de Karil, y menos mal, porque con el Rey había trabajo para todos, repartía que daba miedo. A duras penas fueron muriendo uno tras otro, no sin antes meter veneno en el cuerpo de más de uno, con bajadas de destreza que casi hicieron a Hanka salir en silla de ruedas. Bolas de electricidad aparecieron encima de algunos soldados escorpiones, uno de los golpes de Karil al soberano resuena por toda la caverna y lo mata. Finalmente, y gracias sobre todo a Karil, finalmente acabamos con todos.

Tras el combate, ronda de hechizos de restauración, antídotos recogidos de la cueva del alquimista, y algún cura sana culito de rana mientras descansábamos unos minutos.

No había manera de atravesar la puerta que llevaba a la fragua, el calor era insoportable, menos mal que nos percatamos de que cada girtablilu llevaba un anillo de protección contra energía fuego, y nos venían al dedo! (nunca mejor dicho), así que entramos en el túnel ardiente que parecía no acabarse. Los anillos empezaban a desgastarse, empezamos a acelerar el paso, no estaba claro de si llegaríamos al final, así que echamos a correr, y por suerte, antes de que se agotaran vimos el final.

Llegamos a una gigantesca sala donde había una plataforma gigantesca flotando sobre lava, encima de la cual había tres elementales gigantescos de tierra cogiendo metales de unas montañas y cargándolo en un molde de forja. Hablamos con ellos, y nos confirmaron que Udan estaba trabajando en el fondo de la forja, así que sin pensarlo demasiado allá que se lanzó Karil cual Johnny Weissmüller en sus mejores tiempos. Por suerte, antes de saltar tuvimos tiempo de hablar con los elementales (presos por Udan), quienes recomendaron coger el el segundo túnel que encontraríamos bajo de la lava.

A través de un sifón llegamos a una sala con nueve columnas, unas columnas muy extrañas que no llegaban hasta el techo y que parecía como si en su interior algo se moviera (tipo embrión en el interior de un huevo).

A gritos de Englier reclamando su presencia, Udan aparece. Estaba deforme, parecía famélico, trataba de andar con orgullo pero no lo conseguía, parecía inseguro. Dice estar por encima de cosas terrenales, que los dioses volverán, pero tarde, cuando solo les restará ser esclavos o ser destruidos, así como que el mono pequeño y el grande eran su hermano, eran lo mismo, siendo la baba lo que usaba para hacer la transformación.

img_20190217_201200

Nos dice que él no es el jefe, que la idea era repartir el mundo entre los dos hermanos y la que se fue con ellos.

Le preguntamos por unas cajas que hay al fondo y nos dice que tienen la menta de serpiente, la cual usan para hacer esclavos y para destruir a los elementales que están dentro de las columnas.

Cuando ya parecía que venía la vía Chuck Norris, alguien miró el reloj, las 21:00, tendríamos que dejarlo para otro día…

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: