Cumpleaños de Rose 2010

by

El pasado día 26 celebramos que una de las barrilungas más carismáticas cumplía un número indeterminado de años, así que todo barrilungo disponible se acercó uno de nuestros bares favoritos, el Bruixes i Fades, a fin de conmemorar tan importante fecha, no en vano Rose es la única barrilunga con derecho a voto, hecho que algún día, si hay inspiración, explicaremos.

Algunos Barrilungos llegaron un poco antes al local, el viernes era el DAV (Día de ASL Valenciano), por lo que desde las seis de la tarde ingleses, americanos y alemanes lucharon duramente antes de que el resto empezáramos con la fiesta.

La celebrante nos honró con su presencia desde las 20 horas, viniendo acompañada de dos amigas de confianza a modo de escolta, nunca se sabe que puede pasar en una celebración barrilunga. Para hacer tiempo hasta que llegaran el resto de comensales y los participantes del DAV acabaran, disfrutamos de una rápida partida al Jugle Speed, una modalidad nueva que combinaba las cartas de la expansión con la invención de reglas sobre la marcha con la que nos obsequió Rose, que era la única que se suponía que sabía jugar. La partida fue temible, zarpas disfrazadas de manos se abalanzaban sobre un pobre tótem indefenso que se encontraba en medio de la mesa, el que suscribe salvó su mano a duras penas utilizando el tótem cual escudo pavés a fin de parar los zarpazos que sobre él lanzaban. La partida terminó de una manera rápida y esperada, no podíamos prolongarla debido a la llegada del resto de asistentes y al deber de anfitriona de la cumpleañera.

Llegó el momento de pedir la cena, menús internacionales se desplegaron sobre las mesas que habíamos ido juntando ¿bocata? ¿pizza? ¿kebab? ¿chinos?, la decisión mayoritaria fue la de pizza, así que vino la segunda elección ¿barbacoa? ¿pecado carnal? ¿cuatro quesos? ¿hawaiana?, la decisión no fue complicada, “que traigan dos de cada”, para algo somos Barrilungos. Una de las escoltas de la cumpleañera solicitó que una de las pizzas no llevara queso, al parecer no es muy resistente y el queso puede con ella, si es invitada de Rose es invitada nuestra, sea, una sin queso.

Mientras, la batalla entre alemanes y americanos estaba en pleno apogeo, dos contendientes seguían discutiéndose la victoria, paralelamente, en el mundo mortal, el resto no hacíamos más que pedir otra ronda de cervezas. Por fin llegó el pizzero, casi al mismo tiempo ganaron los alemanes a los americanos, se hizo el reparto de pizzas, ¡maldición! el pizzeador había sido fiel a sus principios y había sido incapaz de retirar el queso de una de las pizzas, nada, había que esperar mientras se sustituía el escogido manjar por un socorrido kebab.

Diez minutos después, momento en el que ya estuvo el kebab en la zona de festejos, procedimos a dar cuenta de las pizzas, algunos ya habían iniciado subrepticiamente la degustación, pero habían sido detectados antes de que acabaran con la porción conminándoles a que esperaran a que todos estuviéramos preparados.

Después de los selectos manjares, como colofón, espectacular pastel realizado por Rose de una manera artesanal, durante un rato casi fue capaz de engañarnos minusvalorando sus dotes como repostera, pero una vez probada la porción asignada a cada asistente no cabía engaño, simplemente delicioso.

Acabado el pastel llegó el momento del regalo, ¿qué sería este año?, ¡¡¡sorpresa!!!, y tanta, como que hubo que explicarle que demonios era el aparatejo entregado, que resultó ser un afinador para instrumentos de cuerda. Realmente el regalo fue para todos, ella tenía un afinador para su chelo, si si, su chelo, que tiene uno y sabe utilizarlo perfectamente, y nosotros conseguíamos una escusa para obligarle a que un día nos haga una demostración de sus dotes, si es que algún día consigue leerse las instrucciones del instrumento regalado.

Después de el regalo, y para finalizar, la noticia, otro regalo pero esta vez para los asistentes, la fecha de la boda, Rose se nos casa con Perico, y que mejor momento para decírselo a los despistados que aún no lo sabían. Perico no nos defraudó y, por si alguien no se había enterado, en ese preciso momento “tweteó” la noticia.

Con esto finalizamos la narración de tan magno acontecimiento, ahora sólo resta ver las fotos.

Etiquetas:

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: